PID AMAZONIA PID AMAZONIA
PID AMAZONIA

LA RELACIÓN BOSQUES-AGUA EN LA AMAZONÍA ES VITAL PARA LA EXISTENCIA DE LOS SERES VIVOS
Por: Eliana Garzón

El oxígeno, es el componente mayoritario de la masa de los seres vivos, no solo lo respiramos para vivir, sino que también hace parte del agua, un elemento vital para la supervivencia, pues sin ella todos desapareceríamos del planeta.

El oxigeno elemental lo producen algas y plantas, por eso no es extraño escuchar que las grandes superficies boscosas de la tierra son el “pulmón del mundo”. Precisamente una de las más catalogadas es la gran selva húmeda de la Amazonía, que, según el observatorio geográfico de América Latina, la componen: Brasil (64,4%), Ecuador (1,6%), Perú (9,7%), Surinam (7%), Guyana (2,1%), Venezuela (5,9%), Bolivia (7%), Guyana francesa (0,8%) y Colombia (6,6%); con 7.989.008 Km2, es la más grande del planeta.

Para el caso de Colombia, según el Sistema de Información Ambiental Territorial de la Amazonía Colombiana (SIAT-AC), el 42% del territorio nacional es amazónico (483,119 km²) y es el menos poblado con aproximadamente 960.239 habitantes que corresponden al 2.3% del total de la población nacional; el 9% del total de la región (86,417 habitantes) son indígenas y el 3% afrocolombianos (28,016 habitantes). La componen los departamentos de: Amazonas, Putumayo, Caquetá, Guainía, Guaviare y Vaupés, y de manera parcial, tienen territorio en la Amazonia los departamentos de: Nariño, Cauca, Meta y Vichada. Sus principales fuentes hídricas son: el río Amazonas, el Caquetá, el Putumayo, el Guaviare, el Apaporis y el Vaupés. Comparte frontera con: Brasil, Ecuador, Perú y Venezuela.


Foto: "Amacayacu" por Ivan Montero.

Sin duda, es una de las zonas más importantes del mundo y del país, pues alberga una gran biodiversidad de la cual el 17% son ecosistemas acuáticos de agua dulce. Una región donde la relación bosque-agua es totalmente importante y es lo que la caracteriza.

Relación bosques-agua

Luz Marina Mantilla es una de las mujeres más reconocidas por su trabajo en el área ambiental del país, recientemente fue destacada por ONU Colombia en el libro “Mujeres que cuidan la naturaleza - Relatos de defensoras del ambiente en Colombia”, como una de las más importantes en la defensa y la conservación de la biodiversidad, especialmente la Amazónica. Pero es que su vinculo con el territorio es de sangre materna, una caqueteña.

Es hija amazónica y lleva 23 años desempeñándose como la directora del Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas (SINCHI), de los cuáles 19 vivió en la región con su familia. Bajo ese conocimiento que no solo ha adquirido con estudios profesionales si no con la experiencia de estar y vivir la Amazonía, ella considera que “es urgente hacer un llamado a la acción, para impactar en la conducta de los individuos sobre los ecosistemas”.

“La Amazonía aporta el 15% del agua dulce que circula en el planeta, es decir que si los temas de cambio climáticoEs la alteración global del clima debido a acciones de tipo antrópico que se reflejan en cambios, normalmente extremos, de patrones de lluvias o épocas de sequía.  El cambio climático puede implicar tanto en aumentos como dismunición de la temperatura en algunas zonas de La Tierra que afectan la biodiversidad, el recurso hídrico y las comunidades más vulnerables a estos cambios.  se agudizan y se pierde la humedad en la región amazónica, como esta brinda servicios globales, tendrá un efecto crítico en el planeta”, aseveró. Problemáticas que empeoran teniendo en cuenta que, según el boletín de alertas tempranas del último trimestre de 2019 del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAMInstituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales. Es la entidad gubernamental adscrita al MADS que se encarga del apoyo técnico y científico sobre el estado y las dinámicas de los recursos naturales y del medio ambiente en el país.), el 84% de la deforestación nacional se concentra en esta zona.


Foto: "Hondurisa", Río Taraira por Alejandro Campuzano.

La relación bosques-agua es evidente y conocerla es definitivo para la conservación de los ecosistemas presentes. Por ejemplo, “las características de las aguas negras se deben a los alcalinos y ácidos fúlvicos que vienen de la descomposición de las hojas, además recordemos que los árboles son como unas bombas que absorben y retienen el agua”, explicó Mantilla. Y añadió que algunas especies de fauna “tienen sus nidos en las raíces de los árboles, ahí están sus hábitats (…) muchas especies son anfibias, tienen su nido en la tierra y se van al agua o viceversa”.

“Entre los árboles y los peces se establecen relaciones de dispersión de semillas (ictiocoria), que permiten la reforestación natural de bosques aguas arriba (aguas abajo, las semillas pueden flotar en el agua). Hay otras muy estrechas como las que establecen los Cananguchales y pequeños peces de colores, que usan sus raíces como refugio y se alimentan de sus flores y frutos o los insectos que caen de sus ramas. Muchos de estos peces tienen valor comercial como ornamentales”, explicó Saulo Usma, Especialista de Agua Dulce de WWF Colombia, quien lleva 15 años trabajando por la conservación de los ecosistemas acuáticos de la Amazonía.

Afectación de los ecosistemas acuáticos por la deforestación

Sin embargo, está relación se ve afectada por la problemática ambiental más importante del país y que representa uno de los mayores desafíos: la deforestación. Esta “puede disminuir la cantidad y calidad del agua, lo cual a su vez impacta la biodiversidad acuática asociada (aves acuáticas) o la que depende del agua (delfines, peces, moluscos, crustáceos, insectos, algas)”, señaló Usma. Quien complementó:

·       La disminución de recursos alimentarios que proporcionan los bosques de galería o ribereños, afecta principalmente a los peces y otros organismos con dietas basadas en material alóctono (flores, hojas, frutos y semillas) para sus ciclos de vida.
·       La pérdida de raíces afloja el suelo incrementando la sedimentación de los humedales. La sedimentación disminuye la productividad primaria de los humedales ya que incrementa la turbidez del agua disminuyendo la luz que requieren las algas y plantas acuáticas para realizar su fotosíntesis.
·       Cuando se elimina el bosque de galería en zonas aledañas a monocultivos o cultivos industriales, además de la sedimentación, se incrementa la escorrentía de fertilizantes con carbono y fosforo y plaguicidas vegetales contaminando las aguas de los humedales. En caso de humedales lénticos (lagunas, madreviejas, embalses), esta escorrentía fertiliza el agua que incrementa la abundancia de plantas acuáticas y otros organismos agotando el oxígeno del agua. Al morir estas plantas la podredumbre produce gran cantidad de fango cuyo mal olor tiene afectaciones económicas (acueductos, turismo, acuicultura).

Por otro lado, para Mantilla hay un tema complejo, pero que genera un impacto fuerte y es que la deforestación y la cantidad de mercurio en las aguas amazónicas está profundamente relacionado, pero es un algo en lo que “hay que profundizar más”.

Fauna y comunidades indígenas en peligro por la deforestación

El SINCHI ha realizado inventarios biológicos en el marco del programa permanente “Ecosistema
Sistema biológico constituido por una comunidad de organismos vivos interdependientes y el medio físico o hábitat común donde se crean relaciones de simbiosis y no simbióticas.
s y recursos naturales”, al que cualquier persona puede acceder a través de la página www.sinchi.org.co en Colección Biológica. Este trabajo de investigación ha dejado un inventario que contiene: 656 especies de peces, 149 de herpetos (anfibios y reptiles) y 29 de macroinvertebrados, que son importantes para conocer la salud de los ecosistemas. Con base en esto, Luz Marina señaló que “las especies que más están en riesgo en los ríos amazónicos son: perros de agua (nutrías), delfines, manatíes y algunas especies sombrilla como el pirarucú y las arawanas, estas últimas muy importantes para la soberanía alimentaria”.

Saulo Usma complementó diciendo que “los grandes bagres migratorios, que tienen gran valor comercial en las pesquerías Amazónicas y otras especies migratorias como los bocachicos, cachamas, sabaletas. Igualmente, especies carismáticas como los delfines de río y las nutrias que dependen de los peces para su alimentación y necesitan hábitats saludables para su reproducción”. 

Además, existe la otra cara de la moneda que es definitiva para conservar valores culturales de la región. La deforestación tiene un impacto crítico sobre los colectivos indígenas amazónicos “por una parte ellos ven amenazadas sus chagras que son su sistema productivo (...) Las comunidades indígenas son conscientes de su capacidad de resolver en comunidad, donde sus mayores son la pieza clave, pero corren un riesgo enorme cuando la deforestación avanza y ellos ven perdidos sus valores culturales”, resaltó Mantilla.

Ellos, los guardianes de la selva amazónica, los hermanos mayores, quienes luchan por mantener sus conocimientos ancestrales, también corren el riesgo de desaparecer.

IniciativaEs un proyecto, programa o actividad que se esta realizando en la Amazonía colombiana.s contra la deforestación en la Amazonía

La deforestación es una problemática con una variedad de motores detrás, entre los que se encuentran la construcción de carreteras, cultivos ilícitos, procesos productivos no sostenibles, entre otros, que modifican las condiciones de los ecosistemas y las comunidades de la región y del mundo entero, y que están incentivados por los hábitos de consumo de los seres humanos.  Es por tal razón que diferentes organizaciones han avanzado con iniciativas y programas permanentes para mitigar esta problemática.

Para el caso del SINCHI, Luz Marina Mantilla mencionó que el Plan Estratégico del instituto se basa en buscar soluciones a las problemáticas y necesidades de las comunidades locales y de la biodiversidad de la región, “hemos generado un modelo de uso sostenible, un modelo agroambiental con los acuerdos de conservación y no deforestación y hemos transferido para que las corporaciones sigan con esa metodología. Tenemos más de 75 mil hectáreaExtensión de tierra correspondiente a una dimensión de 100 metros por 100 metros.  Se estima que la deforestación de esta área emite aproximadamente 400 toneladas de carbono.s (Ha) de selva en 2450 acuerdos de conservación con 96% de cumplimiento; más de 3 mil Ha en las leyes agroforestales, 8800 Ha de bosque con planes de manejo y aprovechamiento para uso de especies específicas como asaí y camu camu. Tenemos una unidad de negocios amazónicos vinculada a la política de negocios verdes, porque es importante que la gente entienda el poder transformados de los frutarios amazónicos, las mujeres que apoyamos en Tarapacá con camu camu tienen un negocio autónomo que ellas mismas administran (…) Queremos que exista un modelo de desarrollo distinto en la región, no hay que seguir viendo un país homogéneo, debemos construir sobre las diferencias. Igual se está haciendo con la pesca, uno puede tener ecosistemas acuáticos productivos, sostenibles, con estanques sostenibles, con buena capacidad, sin contaminación, buen manejo y la tasa de retorno es importante”.  Para estos procesos, SINCHI cuenta con diferentes aliados que van desde el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, pasando por otros institutos, ONG, Academia, otros países y las mismas comunidades locales, que son las más importantes para el éxito de estos.


Foto: Río Vaupés por Marisol López Franco.

Saulo Usma destacó la importancia de las Mesas de Vecindad que tiene Colombia con países como Perú en donde  “tratan de armonizar normas pesqueras en ríos que son fronteras”, las reuniones presidenciales a través de las cuales se concretan decisiones de trabajo colaborativo, “la última y más reciente fue en Leticia en el 2019”; Y resaltó el avance entre WWF y GAIA Amazonas, en un proceso para generar soluciones a “la contaminación de mercurio  por minería de oro, una de las principales causas de deforestación.  Pero además añade que es importante destacar el papel de las áreas protegidas y sitios Ramsar con la IniciativaEs un proyecto, programa o actividad que se esta realizando en la Amazonía colombiana. Regional de Humedales Ramsar de la Amazonía.

Bajo todo este panorama es importante seguir poniendo sobre la mesa la discusión de generar más acciones para frenar la deforestación y así proteger las características de los ecosistemas, pues como dijo Usma, “las selvas inundables de la Amazonía son considerados humedales, no ecosistemas terrestres, por lo que al desaparecer cambiaria toda la región como la conocemos y esto tendría graves impactos culturales (desaparición de pueblos indígenas aislados o contactados), sociales (desnutrición, hambre y sed de ciudades y poblados amazónicos),  económicos (turismo, transporte, pesquerías, acueductos), ambientales (adiós delfines y megaextinción de peces, los vertebrados más diversos del mundo) y ecológicos (migración de peces, tortugas, nutrias y delfines) (…) Los efectos e impactos por cambio climáticoEs la alteración global del clima debido a acciones de tipo antrópico que se reflejan en cambios, normalmente extremos, de patrones de lluvias o épocas de sequía.  El cambio climático puede implicar tanto en aumentos como dismunición de la temperatura en algunas zonas de La Tierra que afectan la biodiversidad, el recurso hídrico y las comunidades más vulnerables a estos cambios.  se incrementarían globalmente si tenemos en cuenta el rol en absorción de Co2 por partes de las selvas y los humedales amazónicos”.


Foto: Raudales Yiri. Guainá. por: Iván Montero

A lo que concluyó la directora del SINCHI, “si perdemos esa relación ecosistemas acuáticos-bosques, estamos llevando la región hacia la aridez critica, se van a morir todas las especies. Tenemos en riesgo la biodiversidad, la supervivencia de las comunidades indígenas y del planeta entero. La disponibilidad del agua dulce cambiará” y como dijimos al principio de este artículo, este elemento es vital para la supervivencia de los seres vivos del planeta.
Artículos
2020-05-13

CONTÁCTANOS

¡NO TE PIERDAS NUESTRAS
ACTUALIZACIONES!

Suscríbete a nuestro boletín
Al hacerlo aceptas nuestra política de privacidad.

Suscribirse

Bogotá:

Carrera 14 # 89 - 48,
Oficina 305.
Climate Focus.
Tel: (031) 3 22 73 54

Carrera 21 No. 39 – 43,
Fundación Natura.
Cel: 314 333 0610

San José del Guaviare, Guaviare:

Calle 10 No. 20-29 Barrio La Esperanza.
Piso 2
CINDAP.
Cel: 313 812 4427

Florencia, Caquetá:
Carrera 9ª # 9-125 Barrio La Estrella.
REDCaquetaPaz.
Tel: (038) 436 43 42 Ext. 104

Línea de atención
al usuario:

320 2622498


Línea de atención técnica:

320 2837757


info@pidamazonia.com