PID AMAZONIA PID AMAZONIA
PID AMAZONIA

LA CONEXIÓN CON LA NATURALEZA COMO BARRERA FRENTE AL COVID-19
Por: Paola Raga

La vía de Leticia a Tarapacá, se caracteriza por tener, en ambos costados, grandes cantidades de vegetación que junto con el cielo azul y el radiante sol, uno de los paisajes de ensueño que regala la Amazonía. Justo en el kilómetro 4,5 se puede encontrar un desvío que conduce a la comunidad indígena San Sebastián de los Lagos, perteneciente al resguardo Indígena Los Lagos.

Justo detrás de la gran colina que da la bienvenida a los visitantes, se pueden encontrar con calor humano, alegría, personas que al principio observan con curiosidad, con las sonrisas de los niños que están jugando en las canchas y, desde las puertas de sus casas, con los abuelos que extienden un saludo: ¡Numae!.

Esta comunidad está compuesta por 1.005 personas que integran 245 familias. Predomina la lengua Tikuna, por el pueblo indígena que ocupa el 85% de la comunidad, el resto de personas pertenecen a la comunidad Cocama, Yaguas y mestizos en un bajo porcentaje. Sus principales ingresos económicos provienen de la agricultura y de la comercialización de los productos de la chagra.

Antes de la emergencia sanitaria por el COVID-19, esta comunidad se estaba capacitando en temas digitales, crearon un puesto de mercado y mediante su perfil en Facebook San Sebastián de los Lagos, empezaron a publicar los productos de la chagra y pescados, que tenían disponibles para ser distribuidos mediante domicilios en el casco urbano de Leticia, generando así más empleo y una nueva forma de ingresos económicos que benefició a gran parte de las familias de la comunidad.

Además, estaban dando sus primeros pasos para incursionar en el etnoturismo y turismo de experiencia. “Nuestra iniciativa comenzó con una Maloka - museo, en donde tenemos la idea de exponer todos los enceres del pueblo Maguta. Construimos desde la infraestructura física hasta lo que contiene en su interior”, afirmó Jhon Jairo Chota, Curaca de la comunidad.

También, crearon un sendero turístico en el que se promocionaba el avistamiento de aves y recorridos hacia los crecimientos de agua y el sistema lagunar, resaltando la importancia de estos y del cuidado de todo el entorno natural, para la comunidad.

Pero todo este panorama, que se veía alumbrando a su favor, se desmoronó con los primeros casos de COVID-19 en la frontera con Brasil. Rápidamente los contagios aumentaron en Leticia y en un abrir y cerrar de ojos ya habían los primeros casos positivos dentro de la comunidad. “El virus se presenta con una pareja de abuelos con los síntomas: fiebre y dolor de cabeza. Al principio pensábamos que era una simple gripa, pero al reportar los síntomas a las entidades de salud se decide realizar las respectivas pruebas y nos llevamos la sorpresa que salieron como los primeros casos positivos dentro del resguardo. A los tres días se empezó a generar el brote y se prendé la alarma dentro de la comunidad con 7 personas más presentando síntomas, a la semana ya éramos 14, a las tres semanas éramos 20 y al finalizar el mes éramos 29, la mayor parte de casos son de los adultos mayores”, relató Chota.

Así como gran parte del planeta, la comunidad no estaba preparada para enfrentar una emergencia como la actual. El miedo y la incertidumbre inundaban cada rincón del resguardo, así que optaron por recurrir a lo que para ellos es el todo: la naturaleza. “Por mérito propio de las parteras y médicos tradicionales del resguardo, se hace la recomendación de tomar medicamentos naturales, ellos hacen una conexión con el otro mundo y un allanamiento en su interior, en este proceso los espíritus de la selva les hacen la recomendación de hacer evaporizaciones y tomar muchas raíces vegetales, para que las personas pudieran recuperarse sin necesidad de hospitalizarse”, contó Jhon Jairo.

Los pasos a seguir por cada paciente era:
·       Todos los días en la mañana debe realizar gárgaras con zumo de limón y sal y luego tragarlo, beber tres veces al día té de Yambú o botoncillo, con ajo, jengibre y limón.
·       En el caso de que el paciente esté presentando dificultad respiratoria, se debe hacer una evaporización con eucalipto y vick vaporub.
·       También se utilizaron hojas de mata ratón, algodón, hierba luisa y limón, todas estas hierbas se ponen a hervir en una caldera para que la persona pueda absorber ese vapor.

Sus conocimientos y aplicaciones su propia medicina, han permitido la recuperación de los pacientes, por lo que Jhon Jairo Chota aseguró que “la medicina tradicional nos hizo reivindicarnos y poner en evidencia que aún existe y que debemos creer en lo natural”.

Con la medicina tradicional y bajo la orientación del abuelo Turbay, en una carrera contra el tiempo, se les solicitó a todas las personas contagiadas que se quedaran en su casa, que no salieran de sus habitaciones, para evitar el contacto con sus familias, que tomaran la medicina tradicional y que una sola persona los atendiera. Con orgullo el curaca resaltó que “fue el mayor de los éxitos para que el resguardo ahora no cuente ahora con ningún caso positivo, se aisló a las 29 personas y se empezó una campaña de donaciones para que las personas aisladas contaran con sus utensilios básicos de cuidado personal y medidas de bioseguridad. También, el Cabildo bajo la orientación de varias personas, decide realizar una desinfección en las viviendas de los contagiados y se recomienda a la comunidad mantenerse aislados”.

Uno de los factores de éxito es que la comunidad siguió al pie de letra todas las recomendaciones y con el aporte de las donaciones recolectadas, el Cabildo pudo garantizar en un 70% la alimentación, pago de servicios de energía y agua y se garantizó la compra de pipetas y relleno de gas para cada vivienda, con el fin de que las personas no tuvieran que salir a la chagra a buscar su sustento diario. 



Hoy en día, San Sebastián de los Lagos resurge de las cenizas como el ave fénix, pero pide al Estado reconocer la ardua labor de las parteras y de los médicos tradicionales, que día a día entregan lo mejor de cada uno por la recuperación de sus pacientes. También, están realizando una campaña de recolección de ropa usada para todos los niños de la comunidad, “hay familias que no tienen recursos para darles unos zapatos, unos calzoncillos a los niños, por eso pedimos a las personas de buen corazón que si tienen ropa de niño en buen estado o si quieren donarnos algo en efectivo hemos hecho la apertura de la cuenta de ahorros de Bancolombia # 943000193-95 para recolectar todas las ayudas y seguir apoyando a todos los miembros de la comunidad” afirmó Chota.

De igual manera, aseguran que intentan no depender al 100% de las donaciones, aunque han sido de gran ayuda, por eso están haciendo la reapertura parcial de las ventas de los productos de la chagra, con todos los protocolos de bioseguridad, mediante su perfil de Facebook y con envíos a Bogotá.

Tienen todas las esperanzas para retomar su iniciativa de etnoturismo cuando toda la situación acabe “la idea es invitar a las personas a que vengan y conozcan el territorio, a que se genere la adecuación para el hospedaje de personas, aunque el panorama se ve difícil y nuestros médicos tradicionales nos reiteran que esta situación va a culminar más o menos para estas fechas del próximo año, nos queda el reto de cómo proceder a generar nuevas iniciativas de participación y de cómo innovar en el tema de etnoturismo, para recaudar fondos y darle una apertura a la economía del resguardo”.

La invitación queda abierta para que todas las personas nos unamos a su causa y conozcamos este mágico lugar. Ante cualquier inquietud pueden comunicarse al correo rsansebastiandeloslagos@gmail.com, al Whatsaap +57 322 4260872 o por el perfil de Facebook San Sebastián de los Lagos.


Artículos
2020-08-05

CONTÁCTANOS

¡NO TE PIERDAS NUESTRAS
ACTUALIZACIONES!

Suscríbete a nuestro boletín
Al hacerlo aceptas nuestra política de privacidad.

Suscribirse

Bogotá:

Carrera 14 # 89 - 48,
Oficina 305.
Climate Focus.
Tel: (031) 3 22 73 54

Carrera 21 No. 39 – 43,
Fundación Natura.
Cel: 314 333 0610

San José del Guaviare, Guaviare:

Calle 10 No. 20-29 Barrio La Esperanza.
Piso 2
CINDAP.
Cel: 313 812 4427

Florencia, Caquetá:
Carrera 9ª # 9-125 Barrio La Estrella.
REDCaquetaPaz.
Tel: (038) 436 43 42 Ext. 104

Línea de atención
al usuario:

320 2622498


Línea de atención técnica:

320 2837757


info@pidamazonia.com