PID AMAZONIA PID AMAZONIA
PID AMAZONIA

ESTO DICEN LOS 12 ESTUDIOS SOBRE GLIFOSATO EN COLOMBIA

Artículo publicado originalmente en:


La expansión de los cultivos ilícitos en Colombia llevó al presidente Iván Duque a reconsiderar la fumigación con glifosato. Sin embargo, la evidencia científica apunta a que es mejor andar con precaución con este tema.}
 

Archivo El Espectador

 

¿Por qué no se resuelve de una vez por todas la incertidumbre sobre si el glifosato afecta o no la salud humana? Porque, como en las novelas policiales, no es tan fácil atrapar a un culpable. A los médicos les tomó varias décadas demostrar que el consumo de tabaco estaba asociado al cáncer de pulmón. Lo mismo ocurrió con el Virus del Papiloma Humano y el cáncer de cuello uterino. La historia de la medicina está llena de casos similares.
 

El glifosato ha resultado un caso particularmente difícil porque la mejor arma que tienen los científicos para resolver estos casos se parecería mucho a los experimentos nazis: tomar dos grupos de personas similares, exponer uno de los grupos al glifosato, al otro no, y luego de un tiempo contar aquellos que desarrollaron cáncer. Como esa opción es claramente imposible, a los científicos sólo les queda observar con cuidado e intentar atrapar pistas indirectas sobre los efectos del glifosato. Y algo más: hacer pruebas en laboratorios con simples células. Estudios citotóxicos les dicen ellos.
 

Si el debate no se resuelve es precisamente por esto. El grupo de personas que pide abandonar el uso de glifosato apela a las pruebas indirectas que existen sobre su toxicidad. En ese grupo está la  Agencia Internacional de Investigación en Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés), entidad adscrita a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que en una monografía de 112 páginas publicada en 2015 clasificó el glifosato en el grupo 2A, es decir como una sustancia probablemente carcinógena para los humanos. En el otro grupo, al que no le asusta el riesgo y argumenta que no existen pruebas concluyentes, lo cual es cierto, figuran muchos políticos, empresas productoras y en el caso colombiano, una parte de la Fuerzas Armadas que ven en el glifosato un arma contra los cultivos ilícitos.
 

“Afirmar que el glifosato es seguro porque no existen estudios experimentales en humanos que prueben su efectos nocivos es además de ilógico, poco ético”, es la respuesta para el segundo grupo de la médica Laura Rodríguez Villamizar, experta en Epidemiología y profesora del Departamento de Salud Pública de la Universidad Industrial de Santander.
 

En un artículo firmado junto a otros 17 expertos en salud pública expresaron su desacuerdo ante la propuesta del presidente Ivan Duque para reiniciar fumigaciones aéreas con glifosato. Por un lado creen que existe evidencia científica sobre la probable carcinogenicidad del glifosato en humanos. En segundo lugar, que “la ausencia de estudios experimentales sobre efectos adversos del glifosato en humanos no representa ausencia de evidencia de dichos efectos”. El tercer argumento que este grupo esgrime es que “existen estudios en Colombia que documentan efectos adversos del glifosato en modelos celulares, animales y humanos”.
 

De ahí que su recomendación sea que la política pública, en situaciones de incertidumbre, privilegie la protección de la población, especialmente las poblaciones en situación de mayor vulnerabilidad. Su postura está basada tanto en las recomendaciones de la IARC, como en los 12 estudios realizados en Colombia sobre el tema. (Lea: Glifosato de nuevo al ruedo).

 

Primer estudio en Colombia:

Autor: Alvaro Javier Hidrovo

Año: 2004

¿Qué dice? Se trató de un análisis del discurso de los actores sociales involucrados en el debate. Concluyó que mientras los gobiernos de Colombia y Estados Unidos no asociaban el uso del glifosato a los efectos adversos sobre la salud, por el otro lado los científicos, ambientalistas, defensores de derechos humanos rechazaban la aspersión aérea. “Se concluye que las diferentes posturas son irreconciliables y que ninguna puede considerarse irrefutable. Una postura razonable para la salud pública es apoyar la adopción del principio de precaución”, anotó el autor. (Link al estudio)
 


 

Segundo estudio:

Autor: Claudia Milena Monroy, Andrea Carolina Cortés, Diana Mercedes Sicard, Helena Groot de Restrepo

Año: 2005

¿Qué dice? La acción herbicida del glifosato sobre los procesos fisiológicos de las plantas. Al no ser el mismo mecanismo compartido por los seres humanos es considerado como de bajo riesgo para la salud de los mismos. Sin embargo, investigaciones recientes indican que puede alterar otros procesos celulares en animales lo que puede presentar un factor de riesgo a nivel ambiental y de salud en las zonas donde se emplea este herbicida. Objetivo. El autor realizó un estudio de laboratorio. En las células humanas normales (GM38) y fibrosarcomas (HT1080) hubo efectos dependientes de la dosis a la exposición crónica. La exposición a altas concentraciones de glifosato tuvo efectos adversos, que pueden conducir al daño del ADN en las células vegetales y animales. (Link al estudio)
 


Tercer estudio:

Autor: Adriano Martínez, Ismael Reyes, Niradiz Reyes

Año: 2007

¿Qué dice? Estudio citogenético (in vitro) que en el que células mononucleares humanas se expusieron a diferentes concentraciones de glifosato durante 24, 48, 72 y 96 horas. Ambas presentaciones del glifosato (grado técnico y Roundup) fueron tóxicas para las células mononucleares de sangre periférica humana. Roundup fue más citotóxico que el glifosato grado técnico, ya que se encontró que la concentración letal 50 (LC50) analizada con el método de exclusión con azul de tripano a las 24 horas fue de 56,4 µg/ml de glifosato en la forma de Roundup y de 1.640 mg/ml (1,64 µg/ml) para glifosato grado técnico. (Link al estudio)

 


Cuarto estudio:

Autor: Keith R. Solomon, Arturo Anadón, Gabriel Carrasquilla, Antonio L. Cerdeira, Jon Marshall, and Luz-Helena Sanin

Año: 2007

¿Qué dice? Las estimaciones de las exposiciones en humanos relacionadas con sobrepulverización directa, contacto dérmico, inhalación, dieta y agua potable fueron pequeñas e infrecuentes. La formulación de glifosato utilizada en Colombia no mostró toxicidad para las abejas, baja toxicidad para los mamíferos y toxicidad moderada para los organismos acuáticos. La formulación utilizada en Colombia fue una mezcla de glifosato y Cosmo-Flux y el estudio concluyó que no presentaba un riesgo significativo para la salud humana. En el ciclo de la producción de coca y amapola, los mayores riesgos ambientales fueron la tala rasa, la quema y el desplazamiento de la flora natural. (Link al artículo)
 

Quinto estudio:

Autor: César Paz-y-MiñoI, María Eugenia Sánchez, Melissa Arévalo, María José Muñoz, Tania Witte, Gabriela Oleas De la Carrera, Paola E. Leone,

Año: 2007

¿Qué dice? Estudio citogenético. Mayor daño del ADN entre las células de individuos expuestos a glifosato (la longitud de la cola fue de 35.5 μm) en comparación con el grupo de control (25.94 μm) en el ensayo del cometa. . Estudio con individuos ecuatorianos de la frontera entre Colombia y Ecuador. El estudio sugirió que la deriva del aerosol afectaba a los humanos a grandes distancias de las áreas de aplicación. (Link al artículo)


Sexto estudio:

Autor: Keith R. Solomon , E. J. P. Marshall , and Gabriel Carrasquilla

Año: 2009

Revisión de la evaluación previa de riesgos ambientales y humanos en otros artículos. Con base en los resultados de los estudios de deriva de pulverización, los autores sugieren que la exposición humana sería casi insignificante a largas distancias. El efecto tóxico de la mezcla de glifosato para los organismos acuáticos, es decir, los anfibios, puede reducirse y es menor el efecto tóxico de los productos químicos utilizados para producir coca. (Link al artículo)

Séptimo estudio:

Autor: Luz-Helena Sanin, Gabriel Carrasquilla, Keith R. Solomon, Donald C. Cole, E. J. P. Marshall

Año: 2009

¿Qué dice? El objetivo de este estudio fue probar si existía una asociación entre el uso de glifosato y el tiempo hasta el embarazo  entre las mujeres fértiles. Se realizó un estudio de los primeros embarazos en 2592 mujeres colombianas fértiles de 5 regiones con diferentes usos del glifosato. Se identificaron diferencias en el tiempo hasta el embarazo entre mujeres fértiles en cinco regiones con diferentes patrones de uso de pulverización aérea de glifosato. Las mujeres que viven en las dos regiones con mayor uso de fumigación reportaron un mayor riesgo de embarazo por más tiempo; sin embargo, la fecundidad reducida en otras regiones no se asoció con el patrón de pulverización aérea. Las regiones de estudio  fueron Boyacá, Sierra Nevada de Santa Marta, Nariño, Putumayo y Valle del Cauca. Los autores concluyeron que las diferencias ecológicas observadas siguen sin explicación y pueden ser producidas por diferentes exposiciones a factores ambientales, antecedentes de programas anticonceptivos en la región o angustia psicológica. Se necesitan estudios futuros que examinen estas u otras causas posibles. (Link al artículo)

 

 

Octavo estudio:

Autor: C. Bolognesi,G. Carrasquilla,S. Volpi,K. R. Solomon, J. P. Marshall

Año: 2009

¿Qué dice? Voluntarios (274) de cinco lugares de Colombia fueron evaluados para determinar la frecuencia de linfocitos binucleados con micronúcleos (BNMN). No hubo una asociación significativa entre el contacto directo autoinformado con los aerosoles de erradicación y la frecuencia de BNMN. El daño en el ADN potencialmente asociado con el glifosato en áreas con fumigación contra cultivos ilícitos es pequeño. (Link al artículo)

 

Noveno estudio:

Autor: Marcela Varona, Gloria Lucía Henao, Sonia Díaz, Angélica Lancheros, Álix Murcia, Nelcy Rodríguez, Víctor Hugo Álvarez

Año: 2009

¿Qué dice? Se realizó un estudio descriptivo en 112 individuos procedentes de las áreas asperjadas de ocho departamentos durante 2005 y 2006. Se aplicó una encuesta y se recolectaron muestras de orina para la determinación de glifosato, y de sangre, para la determinación de acetilcolinesterasa y organoclorados. No hubo hallazgos concluyentes entre la exposición a glifosato empleado en la erradicación de cultivos ilícitos y los efectos en la salud, debido a que se halló exposición ocupacional concomitante por la misma sustancia y por otras de mayor toxicidad que el glifosato. (Link al artículo)

 


Décimo estudio:

Autor: César Paz yMiño, María José Muñoz, Adolfo Maldonado, Carolina Valladares, Nadia Cumbal, Catalina Herrera, Paulo Robles, María Eugenia Sánchez y Andrés López-Cortés

Año: 2011

¿Qué dice? Se hizo un estudio de múltiples métodos (encuesta y estudio genético). Los participantes en la encuesta (144) vivían en condiciones ambientales regulares. Según los autoinformes, el 5% de la mortalidad infantil estaba relacionada con la fumigación aérea, y en el 84,7% de las familias había individuos con enfermedades durante la fumigación (síntomas respiratorios o digestivos, problemas oftalmológicos, cefalea y afecciones de la piel). El miedo fue una reacción frecuente (51,3%) entre las personas expuestas. Los autores concluyeron que los individuos expuestos tenían vulnerabilidad social. La salud mental fue el efecto adverso agudo más notorio. Hay evidencia de daño en el ADN entre individuos con genotipos específicos. (Link al artículo)

 

Undécimo estudio:

Autor: Andrés Felipe Ramirez‐Botero - Harry Pachajoa

Año: 2016

¿Qué dice? Es el reporte de un caso. Se trató de un niño con diagnóstico de microftalmia sindrómica 3 y exposición materna al glifosato. Se trata del primer informe de este síndrome relacionado con la exposición al glifosato. (Link al artículo). 
 

Duodécimo estudio:

Autor: AdrianaCamacho - DanielMejía

Año:2017

¿Qué dice? Este estudio abordó las variaciones en la fumigación aérea en el tiempo y el espacio en Colombia y empleó un panel de registros de salud individuales para estudiar los efectos causales de la fumigación aérea de glifosato. "Nuestros resultados muestran que la exposición al herbicida utilizado en las campañas de fumigación aérea aumenta el número de consultas médicas relacionadas con enfermedades dermatológicas y respiratorias, así como la cantidad de abortos espontáneos", concluyeron los dos autores. (Link al artículo).


 

Noticias
2019-04-25