PID AMAZONIA PID AMAZONIA
PID AMAZONIA

EL CASO DE LAS CONCESIONES FORESTALES COMUNITARIAS EN GUATEMALA Y SUS APRENDIZAJES PARA EL POSTCONFLICTO COLOMBIANO.
Escrito por: Luis Cote
 
Recientemente en este Blog de la PID, se señalaba la relación entre el escenario de postconflicto que atraviesa el país y la DeforestaciónDesaparición o disminución de las superficies cubiertas por bosques producto de acciones humanas como expansión de la frontera agrícola, construcción de vías o asentamientos y ganadería, entre otros agentes. Sus resultados incluyen la degradación del suelo, liberación de Gases de Efecto Invernadero-GEI, pérdida de flora y fauna, cambios en las fuentes hídricas y alteración del ciclo del agua. de 400 Ha en el Departamento de Guaviare. Se hacía un llamado a la coordinación entre entidades estatales y al aumento de la presencia estatal en los territorios. Aunque era un efecto esperado del postconflicto, previsto entre otros por el PNUD,  la deforestación en las zonas previamente controladas por las FARC ha venido en aumento. Algunas fuentes hablan de 40,000 Ha deforestadas, mientras que oficialmente se manejan cifras de al menos 1,700 Ha deforestadas en los Departamentos de Meta, Guaviare y Caquetá.
 
El medio ambiente para muchos, es la gran paradoja del posconflicto, por una lado podría significar la perdida de bosques previamente conservados a raíz de las dinámicas del conflicto que evitaban –intencional o colateralmente- la explotación de los recursos disponibles en dichos territorios, pero por otro, también podría convertirse en una fuente sostenible de recursos para las comunidades previamente afectadas por el conflicto mientras se conservan eficazmente los bosques y su biodiversidad.
 
Este último es el caso de la Asociación de Comunidades Forestales de Petén (ACOFOP) y su experiencia de manejo forestal sostenible en la Reserva de Biósfera Maya de Guatemala. Tras los acuerdos de paz en los años 90, que pusieron fin a casi cuatro décadas de conflicto armado, el gobierno guatemalteco cedió ante la presión de las comunidades de Petén para establecer un modelo de Concesiones Forestales Comunitarias, para ese entonces, único en el mundo. Las comunidades lograron demostrar que, contrario a lo que sostenían las grandes industrias madereras, contaban con la capacidad organizativa y técnica suficientes para manejar las concesiones.
 
Hoy en día las concesiones comunitarias han multiplicado por cinco su cobertura con respecto a las 100,000 Has inicialmente concesionadas, generan aproximadamente USD$ 6 Millones en exportaciones de madera certificada y USD$ 2 Millones adicionales en productos no maderables como xate –una palma para arreglos florales-, la producción de harina con semilla de ramón y la venta de pimienta gorda en el mercado local. Los beneficiarios van más allá de los 2,500 asociados y alcanzan unas 15,000 personas, que incluyen víctimas, antiguos guerrilleros y militares.
 
Según una sistematización de la experiencia realizada por Elías y Monterroso, las Concesiones Forestales Comunitarias han demostrado su efectividad en varios aspectos. En primer lugar las Concesiones han logrado contribuir a los objetivos de conservación en la medida que han detenido el avance de la frontera agropecuaria, los incendios forestales y la extracción ilegal. Además, el manejo comunitario del bosque se ha consolidado como una fuente sostenible de ingresos para las comunidades rurales y una alternativa al desarrollo económico de la región de Petén. Por otro lado, las organizaciones comunitarias, especialmente ACOFOP, se han convertido en reconocidos interlocutores de la gestión de bosques y áreas protegidas logrando de esta manera equilibrar las relaciones de poder del sector forestal. [1]
 
En el marco actual del postconflicto, el manejo comunitario de los bosques es una alternativa que podría frenar parte de la actual deforestación en la Amazonía colombianaLa Amazonía colombiana es una de las seis regiones naturales de Colombia ubicada al sur del país. Limita por el norte con la Orinoquía, por el Oeste con la región Andina, por el este con Venezuela y Brasil y por el sur con Perú y Ecuador. Comprende cerca del 50% del área terrestre colombiana y es la zona menos poblada del país. La conforman los departamentos de Amazonas, Putumayo, Vaupés, Caquetá, Guainía, Guaviare y parte del Meta y Vichada. Hace parte de la selva del Amazonas que es la más extensa zona forestal del mundo., para lograrlo, no sólo se debe alcanzar una articulación entre las entidades involucradas y el aumento de la presencia estatal, los retos también incluyen la presencia de cultivos ilícitos y los grupos armados ilegales que intentan controlar las zonas dejadas por las FARC. Sin embargo, más allá de la necesaria consolidación del Estado en el territorio amazónico, como bien señala Macedonio Cortave, fundador y presidente de ACOFOP, «la lección es: hay que confiar en la gente».
 
 [1] Elías, S. & Monterroso, I. (s.f.) La lucha por los derechos territoriales para las comunidades rurales: La experiencia de ACOFOP en la Reserva de la Biósfera Maya, Petén. Disponible en: http://www.prisma.org.sv/uploads/media/la_lucha_por_los_drechos_territoriales_para_las_comunidades_rurales_ACOFOP.pdf
_________________________  
Artículos
2017-05-23

CONTÁCTANOS

¡NO TE PIERDAS NUESTRAS
ACTUALIZACIONES!

Suscríbete a nuestro boletín
Al hacerlo aceptas nuestra política de privacidad.

Suscribirse

Bogotá:

Carrera 14 # 89 - 48,
Oficina 305.
Climate Focus.
Tel: (031) 3 22 73 54

Carrera 21 No. 39 – 43,
Fundación Natura.
Cel: 314 333 0610

San José del Guaviare, Guaviare:

Calle 10 No. 20-29 Barrio La Esperanza.
Piso 2
CINDAP.
Cel: 313 812 4427

Florencia, Caquetá:
Carrera 9ª # 9-125 Barrio La Estrella.
REDCaquetaPaz.
Tel: (038) 436 43 42 Ext. 104

Línea de atención
al usuario:

320 2622498


Línea de atención técnica:

320 2837757


info@pidamazonia.com