PID AMAZONIA PID AMAZONIA
PID AMAZONIA

COMPETITIVIDAD ECONÓMICA EN EL GUAVIARE, PERO CON RESPONSABILIDAD AMBIENTAL
Por: Julio Roberto del Cairo

Según un informe reciente de la CEPAL[1]  “La economía de Colombia continúa dependiendo de los recursos naturales y cada vez lo hace en mayor medida. En 2017, la producción primaria y la minería representaron un 80 % de las exportaciones, un 10 % más que en 1991“.

La competitividad económica en el departamento del Guaviare, pasa ineludiblemente por la necesidad de protección, conservación y recuperación de los recursos naturales. Si estas condiciones no son consideradas por los procesos de desarrollo económico que se establezcan en el departamento, se estaría cohonestando con un nuevo tipo de extractivismo depredador que llevaría a la desaparición total de la escasa capa productiva que aún perdura en ellos, con los previsibles efectos sobre las condiciones ambientales del departamento, la Nación y el mundo, más aún, teniendo en cuenta la gigantesca deforestación amazónica, en los países de la cuenca, que se viene dando liderada por el Brasil.

Un pie de página del documento elaborado por la CEPAL, dice que “El capital ambiental no es incluido en el factor de requerimientos básicos (de la competitividad) por carencia de información. Es importante anotar que, en Colombia, los departamentos menos competitivos en otros factores, tienen gran riqueza en capital natural.” “Los recursos naturales constituyen una “riqueza”, sólo si se saben manejar adecuadamente. Invertir en este tipo de capital, por ejemplo, mediante el control de la contaminación y la imposición de límites a la tala, la pesca y la deforestación, tiene ganancias, entre ellas, más aire limpio, más control de los vectores de enfermedades y plagas, más productividad de las áreas cultivadas o dedicadas a la ganadería, menos sequías e inundaciones ocasionadas por fenómenos climáticos inducidos por las actividades antrópicas”.

Ahora bien, en la página 48 del mismo documento, se reflexiona en el marco de que “La competitividad es una mirada sobre el desarrollo, que comprende y enfatiza determinadas dimensiones de la vida regional. Bajo este lente todos los departamentos, por sus características biogeográficas, entre otras, pueden ser leídos, comparados e interpretados, pero no necesariamente es la única perspectiva relevante para ser evaluados en un propósito de progreso y bienestar. Algunos de sus activos competitivos no son bien evaluados por la metodología aquí utilizada. En Colombia, con estas características, se destacan Amazonas, Chocó y San Andrés”, (y Guaviare, Guainía, Vaupés y Putumayo, se podría añadir sin temor de cometer ningún error).

Desde este punto de vista, es necesario que todas las apuestas para el departamento del Guaviare, y la región, estén fundamentadas en su integración al ecosistema amazónico, su bajo impacto sobre las condiciones medioambientales, su adecuación a los suelos propios de estos ecosistemas, además de tenerse en cuenta su rentabilidad económica para garantizarle condiciones de vida dignas a sus pobladores, al igual que haya una aceptación social por el tipo de aprovechamiento planteado.

Posiblemente muchos de los productos que se pueden ofrecer para el territorio no cumplan cabalmente los prerrequisitos de competitividad (como producto), pero se pueden explorar opciones de sello de origen, productos verdes, producto natural, protección del bosque amazónico, etc., que le den esa cualidad de competitividad para productos provenientes de asentamientos humanos en territorios amazónicos y con productos locales, que con su aprovechamiento racional y sostenible ayuden a la preservación de los recursos naturales de estos frágiles ecosistemas.

Estimamos que esta sea la posibilidad real de ser competitivos en el departamento y en la región, es decir, haciendo aplicación de una producción ambientalmente sostenible, defensora y recuperadora de los recursos naturales, que permita la orientación de su producción hacia los crecientes nichos de mercado en el mundo que apoyan este tipo de iniciativas protectoras del medio ambiente.
Hay que buscar para estos departamentos pertenecientes al territorio amazónico colombiano, ocupados antrópicamente (bien sea población indígena o colona), la posibilidad real de desarrollarse de una forma diferencial, que no obedezca a los patrones tradicionales imperantes en otras zonas del país (otros ecosistemas, otros suelos, otras condiciones de vida), porque esos esquemas de desarrollo, inapropiados, pueden ser la solución para hoy, pero el problema para mañana.[2]

La interacción entre suelo – planta – animal, le dan la sostenibilidad necesaria para que ese sistema sea el adecuado para el territorio. Por ello, en los planteamientos sobre la introducción de cultivos comerciales para el desarrollo agroindustrial del territorio, se tiene que hacer prevalecer el concepto de agroforestería, es decir, la combinación de diversas especies (arbustivas y arbóreas) dentro del mismo espacio, para tratar de reproducir, en algo, las condiciones naturales del bosque. Este sería el fundamento real sobre el cual se puede basar el concepto de siembra y aprovechamiento de especies en un territorio amazónico, que le pudiera dar unas características de competitividad (añadidas por la conservación del territorio), como la especificidad y detalles del producto procesado y ofertado a los mercados.

Como corolario de todos estos planteamientos, vale la pena resaltar lo expresado por el profesor Germán Poveda Jaramillo, en su artículo Los bosques amazónicos y el cambio climáticoEs la alteración global del clima debido a acciones de tipo antrópico que se reflejan en cambios, normalmente extremos, de patrones de lluvias o épocas de sequía.  El cambio climático puede implicar tanto en aumentos como dismunición de la temperatura en algunas zonas de La Tierra que afectan la biodiversidad, el recurso hídrico y las comunidades más vulnerables a estos cambios. :  “La cuenca amazónica es un gran jugador en la dinámica climática global, es un sostenedor del clima global y por lo tanto presta servicios ecosistémicos que tenemos que valorar y preservar. Así mismo, es un albergue de gran biodiversidad, un depósito de grandes riquezas como fármacos, drogas, químicos, colorantes, resinas, productos genéticos, bioingeniería.
Desde mi perspectiva, la única esperanza de Colombia para ser potencia mundial en algo, está en nuestros bosques y en nuestros recursos naturales, pero con mucho valor agregado, no en bruto. Colombia ha hecho un esfuerzo importante en tratar de preservar mucha de su Amazonía, declarándola reservas indígenas o parques naturales, pero no ha desarrollado la investigación científica necesaria para desarrollar un programa de aprovechamiento sostenible de las riquezas del bosque amazónico”, según la CEPAL.

Todos los argumentos expuestos con anterioridad, se dirigen hacia la única alternativa posible para generar ingresos económicos y bienestar para la población en territorios amazónicos: la conservación e investigación sistemática y profunda, y la recuperación y el uso sostenible de los recursos en las zonas ya ocupadas.

El desarrollo del departamento del Guaviare y del resto de la Amazonía, no puede depender de otra cosa que no tenga relación directa con el mantenimiento, preservación y recuperación de su condición amazónica, esquema que se hace extensible a las zonas ocupadas de su territorio, en donde deben primar los criterios de producción sostenible con base en sistemas agroforestales y de bajo impacto medioambiental.

La vocación forestal y agroforestal de estos territorios ocupados, debe ser manifestada de forma permanente, complementada por una aplicación inflexible de las normas legales existentes, hasta que se entronque definitivamente en el acervo cultural de los pobladores de la región. No de otra forma, la Amazonía podrá tener las posibilidades para salir adelante como un territorio de futuro para sus pobladores y para el resto de la humanidad.


[1] https://www.unido.org/news/la-agenda-de-desarrollo-de-colombia-necesita-dar-prioridad-la-transformacion-productiva-segun-nuevo-informe
[2]
CEPAL, 2014, Op.Cit, p.48

Artículos
2020-10-16

CONTÁCTANOS

¡NO TE PIERDAS NUESTRAS
ACTUALIZACIONES!

Suscríbete a nuestro boletín
Al hacerlo aceptas nuestra política de privacidad.

Suscribirse

Bogotá:

Carrera 14 # 89 - 48,
Oficina 305.
Climate Focus.
Tel: (031) 3 22 73 54

Carrera 21 No. 39 – 43,
Fundación Natura.
Cel: 314 333 0610

San José del Guaviare, Guaviare:

Calle 10 No. 20-29 Barrio La Esperanza.
Piso 2
CINDAP.
Cel: 313 812 4427

Florencia, Caquetá:
Carrera 9ª # 9-125 Barrio La Estrella.
REDCaquetaPaz.
Tel: (038) 436 43 42 Ext. 104

Línea de atención
al usuario:

320 2622498


Línea de atención técnica:

320 2837757


info@pidamazonia.com