PID AMAZONIA PID AMAZONIA
PID AMAZONIA

ASPERSIÓN AÉREA Y SUSTITUCIÓN VOLUNTARIA, EL DILEMA EN EL CAQUETÁ
Por: Gina Paola Plaza Cárdenas - REDCaquetáPaz

Los cultivos de uso ilícito en Colombia han representado un reto para sus gobernantes, la firma del Acuerdo de Paz aborda la problemática a través del punto cuatro:  “Solución al problema de las drogas ilícitas”, en tres pilares: solución al fenómeno de producción y comercialización de narcóticos, prevención del consumo y salud pública y Programa Nacional Integral de sustitución de cultivos de uso ilícito (PNIS), este último, tiene como actores principales las comunidades donde la sustitución voluntaria de cultivos es una prioridad.

El PNIS reúne en el país 99.097 familias alrededor de 14 Departamentos, dentro de ellas la familia Moreno, quienes viven en el municipio La Montañita[1] (Caquetá), donde han sido golpeados por el conflicto armado, principal razón que los motivó a firmar acuerdos de sustitución de cultivos de uso ilícito con el Gobierno Nacional, a través de la Dirección de Sustitución de Cultivos Ilícitos – DSCI, desde el año 2017; apostándole a la sustitución voluntaria para la construcción de la paz.

Para Yamile Moreno, líder de la vereda La Tigrera, lo acordado dentro del PNIS no se está cumpliendo. Las comunidades han realizado el 98% de la sustitución voluntaria, como lo indica el informe No. 21 de UNODC, respondiendo a los tiempos estipulados, pero los de implementación de proyectos de seguridad alimentaria, productivos y la asistencia técnica, no se estén dando como se planteó en la ruta de implementación presentándose retrasos, además de tener familias a la espera de incluirse al programa.

En la vereda La Tigrera y en sus alrededores, existen familias con la esperanza de ingresar al programa después de dos acuerdos firmados. A Yamile como líder de su comunidad, le preocupa el impacto de la no inclusión de estas familias debido al anuncio de aspersión y erradicación forzada que trae a su mente recuerdos del pasado, donde la lluvia de fungicida en su finca no dejó fuera personas, fuentes hídricas, huertas caseras o cultivos lícitos, y tuvieron que correr para buscar refugio.  

La aspersión aérea, además de haber demostrado por años no ser la opción más efectiva contra la lucha de los cultivos de uso ilícito, genera preocupación en comunidades, organizaciones de la Sociedad civil, de investigación y comunidad internacional, por los riesgos asociados al Glifosato –herbicida con el que se realiza- calificado por la OMS como  “probablemente carcinógeno en humanos” con categoría 2ª. Igualmente, la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia, recomienda la prohibición absoluta del glifosato en el mundo, debido a estar asociado a la posibilidad de abortos y enfermedades dermatológicas.
 
El glifosato impacta negativamente ecosistemas y cultivos lícitos como: huertas caseras, productos pancoger, fauna, flora, calidad de agua, entre otros, por el hecho que la aspersión dificulta la selectividad donde es necesario fumigar hasta treinta hectáreaExtensión de tierra correspondiente a una dimensión de 100 metros por 100 metros.  Se estima que la deforestación de esta área emite aproximadamente 400 toneladas de carbono.s para erradicar una. WWF, en una de sus columnas señala que la estrategia de aspersión de glifosato utiliza concentraciones superiores a las usadas normalmente en agricultura y aumentan los riesgos de toxicidad humana y ambiental.

Además de impactos sociales, ambientales y de salud antes descritos, los tejidos de confianza alcanzados por el PNIS y las instituciones del estado al inicio de su implementación, se están perdiendo. Familias como la de Yamile señalan no entender el cambio de ‘reglas del juego’ cuando se acordó priorizar la sustitución voluntaria sobre la erradicación forzada y la aspersión aérea. El Plan Nacional de Desarrollo 2018 - 2022 tiene una meta de erradicación forzada de 280.000 hectáreaExtensión de tierra correspondiente a una dimensión de 100 metros por 100 metros.  Se estima que la deforestación de esta área emite aproximadamente 400 toneladas de carbono.s, frente a la meta de 50.000 hectáreaExtensión de tierra correspondiente a una dimensión de 100 metros por 100 metros.  Se estima que la deforestación de esta área emite aproximadamente 400 toneladas de carbono.s para la sustitución de cultivos de uso ilícito.

Sustituir voluntariamente con el objeto de implementar cultivos acordes a las particularidades ambientales, culturales y sociales, de familias que en algunos casos cultivan plantas de coca por presión de grupos al margen de la ley en medio del conflicto en su territorio, es una deuda que tiene el país con tantas familias como los Moreno, quienes se aferran a la esperanza de llegar a una paz donde la implementación de los acuerdos sean una realidad, cambiando la historia de guerra donde la aspersión aérea deje de ser una preocupación en el tránsito hacia una economía lícita alejada de cultivos de coca, marihuana y/o amapola.
 


[1] El municipio de La Montañita, ubicado en el norte del departamento del Caquetá, cuenta con dos acuerdos firmados y 3.008 familias PNIS (informe 21, UNODC)

Artículos
2020-10-28

CONTÁCTANOS

¡NO TE PIERDAS NUESTRAS
ACTUALIZACIONES!

Suscríbete a nuestro boletín
Al hacerlo aceptas nuestra política de privacidad.

Suscribirse

Bogotá:

Carrera 14 # 89 - 48,
Oficina 305.
Climate Focus.
Tel: (031) 3 22 73 54

Carrera 21 No. 39 – 43,
Fundación Natura.
Cel: 314 333 0610

San José del Guaviare, Guaviare:

Calle 10 No. 20-29 Barrio La Esperanza.
Piso 2
CINDAP.
Cel: 313 812 4427

Florencia, Caquetá:
Carrera 9ª # 9-125 Barrio La Estrella.
REDCaquetaPaz.
Tel: (038) 436 43 42 Ext. 104

Línea de atención
al usuario:

320 2622498


Línea de atención técnica:

320 2837757


info@pidamazonia.com