PID AMAZONIA PID AMAZONIA
PID AMAZONIA

“SE DEBE RECONOCER MÁS EL PAPEL DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS EN LA CONSERVACIÓN”: HAROL RINCÓN
Por: Juan Francisco Vargas/Fundación Natura

Harol Rincón Ipuchima, integrante del pueblo Magüta (que significa: personas pescadas por Yoí) más conocidos como Ticunas, es el Secretario General de la Organización Nacional de los Pueblos Indígenas de la Amazonía (OPIAC). Si bien, la cuarentena impuesta en territorio nacional lo obligó a quedarse en Bogotá durante la pandemia, trabaja fuertemente para seguir al tanto de lo que pasa en los territorios que ocupan los 64 pueblos indígenas de la Amazonía colombianaLa Amazonía colombiana es una de las seis regiones naturales de Colombia ubicada al sur del país. Limita por el norte con la Orinoquía, por el Oeste con la región Andina, por el este con Venezuela y Brasil y por el sur con Perú y Ecuador. Comprende cerca del 50% del área terrestre colombiana y es la zona menos poblada del país. La conforman los departamentos de Amazonas, Putumayo, Vaupés, Caquetá, Guainía, Guaviare y parte del Meta y Vichada. Hace parte de la selva del Amazonas que es la más extensa zona forestal del mundo., que hoy en día se ven profundamente transformados por la deforestación y la pérdida de la biodiversidad.

Además, la cuarentena ha permitido que actores ilegales sigan empujando la frontera agrícola y económica gracias a la virtual libertad de acción que tienen estos grupos en zonas que no tienen control estatal. Hablamos con Harol sobre la situación actual de la Amazonía colombianaLa Amazonía colombiana es una de las seis regiones naturales de Colombia ubicada al sur del país. Limita por el norte con la Orinoquía, por el Oeste con la región Andina, por el este con Venezuela y Brasil y por el sur con Perú y Ecuador. Comprende cerca del 50% del área terrestre colombiana y es la zona menos poblada del país. La conforman los departamentos de Amazonas, Putumayo, Vaupés, Caquetá, Guainía, Guaviare y parte del Meta y Vichada. Hace parte de la selva del Amazonas que es la más extensa zona forestal del mundo., con el objetivo de conocer el punto de vista de los guardianes ancestrales de la selva más extensa e importante del planeta.

La situación sanitaria actual ha ocasionado un aumento en la deforestación en la Amazonía. Según varias fuentes de prensa, entre enero y abril de este año se superó la cifra total del año pasado. ¿Cómo ve este panorama?

Depende de la zona de la que hablemos, porque los motores de la deforestación en la Amazonía son distintos. En los departamentos en los que hemos visto los mayores picos de deforestación son en: Caquetá, Putumayo y Guaviare. Especialmente en el Guaviare hay un mayor riesgo de deforestación, debido a la vocación productiva que ha tenido la zona. En estos sitios, los motores de la tala de árboles son la minería, ya sea legal o ilegal, la expansión de la ganadería y la llegada de las empresas de hidrocarburos.

En Guainía, Vaupés y Amazonas, que son los tres departamentos que no tienen conexión terrestre o fluvial con el centro del país, las connotaciones son otras. Allí, los motores son el incumplimiento de los acuerdos de paz y otros compromisos que ha firmado el gobierno nacional. Los sectores que antes eran controlados por la guerrilla ahora son territorios en disputa entre otros actores armados y eso también ha aumentado la deforestación.

Desde la mirada de los pueblos indígenas, ¿qué se debe hacer para frenar la deforestación en la Amazonía colombianaLa Amazonía colombiana es una de las seis regiones naturales de Colombia ubicada al sur del país. Limita por el norte con la Orinoquía, por el Oeste con la región Andina, por el este con Venezuela y Brasil y por el sur con Perú y Ecuador. Comprende cerca del 50% del área terrestre colombiana y es la zona menos poblada del país. La conforman los departamentos de Amazonas, Putumayo, Vaupés, Caquetá, Guainía, Guaviare y parte del Meta y Vichada. Hace parte de la selva del Amazonas que es la más extensa zona forestal del mundo.?

En Colombia hay aproximadamente 27 millones de hectáreaExtensión de tierra correspondiente a una dimensión de 100 metros por 100 metros.  Se estima que la deforestación de esta área emite aproximadamente 400 toneladas de carbono.s de territorio tituladas como resguardos indígenas. Por otro lado, hemos visto que la figura de las áreas protegidas no es la ideal para proteger los bosques amazónicos. Incluso, en esas zonas protegidas ha habido un aumento en la deforestación. Lo que se necesita es que el Gobierno amplíe y titule más zonas del bosque amazónico como resguardos indígenas. Hay que trabajar mucho en lo jurídico para que los resguardos indígenas sean entendidos, en un marco legal, como espacios protectores de la biodiversidad del país.

La sociedad colombiana debe entender y reconocer mejor el papel de las comunidades indígenas en el cuidado y la conservación de la biodiversidad en el país. La cuenca amazónica regula las lluvias de una parte del mundo, desde el Cono Sur hasta el sur de Norteamérica. Los conocimientos ancestrales ayudan a regular, mantener y proteger los ciclos de los bosques, y también ayudan a frenar la deforestación. Por eso nos llaman guardianes de la naturaleza o ecólogos, así no tengamos un título formal.

La distancia entre la realidad de las comunidades indígenas y la visión del centro del país sobre estas ha salido a relucir en la actual emergencia sanitaria por la pandemia del covid-19. ¿Cómo están enfrentando esta situación las comunidades indígenas de la Amazonía?

Ahí cabe mencionar dos cosas importantes. La primera es que nuestra salud es de carácter preventivo. No solo va desde los menjurjes o las plantas que obtenemos de la selva amazónica y que utilizamos para curar a los enfermos, por ejemplo. También involucra los rituales o preparaciones que hacemos para alejar a las enfermedades de nuestras comunidades.

El otro tema es nuestro cuerpo. Por nuestra genética y el contacto no permanente que tenemos con el resto del mundo, nuestro sistema inmunológico no está preparado para enfrentar una enfermedad como el covid-19, de la misma manera que el cuerpo de quienes viven en las grandes ciudades, por ejemplo. Esto es lo que más nos preocupa, porque esto hace que nuestros abuelos sean más vulnerables a la enfermedad. Hace unos días perdimos a uno de nuestros abuelos por el covid-19.

¿Qué opina de las iniciativas que ha anunciado el Gobierno para mitigar los impactos de la pandemia?

Han llegado ayudas, pero lo cierto es que son muy pocas. Ha sido especialmente difícil articular una propuesta de ayuda para las comunidades indígenas con el Ministerio de Salud. Por otro lado, una ayuda económica o un mercado no solucionan el tema. Nosotros tenemos nuestras propias maneras de conseguir nuestro sustento. Por ejemplo, nuestra necesidad de proteína animal la solucionamos con nuestras técnicas de pesca. Lo que necesitamos en este momento, son objetos que no podemos producir por nuestra cuenta, que son de vital ayuda para las comunidades y que ahora no llegan a nosotros por la situación de emergencia como: baterías, linternas, anzuelos y equipos para pescar, entre otras cosas.

Hace poco, la OPIAC lanzó una campaña con el motivo de recaudar fondos de la sociedad civil para solucionar estos problemas. ¿De qué se trata?

Hace un mes lanzamos la campaña Apoya la Vida, Vincúlate por la Amazonía. Hicimos el lanzamiento en el marco de lo que llamamos el Mes por la Amazonía, que inició el lunes 15 de junio con un concierto que transmitimos por las redes sociales de la organización. Contó con rock, salsa y músicas propias de Colombia. En la siguiente semana, comenzamos unos foros de diálogo con miembros de la comunidad académica nacional e internacional, para hablar un poco sobre cómo el mundo nos ve a nosotros los indígenas y el papel de nuestros conocimientos ancestrales en la conservación del medio ambiente. Luego, haremos más actividades culturales y un concierto de cierre.

Con el tiempo que llevamos de campaña, hemos recogido hasta el momento 41 millones de pesos. Parece una cantidad grande, pero si tenemos en cuenta que las comunidades indígenas de la Amazonía colombianaLa Amazonía colombiana es una de las seis regiones naturales de Colombia ubicada al sur del país. Limita por el norte con la Orinoquía, por el Oeste con la región Andina, por el este con Venezuela y Brasil y por el sur con Perú y Ecuador. Comprende cerca del 50% del área terrestre colombiana y es la zona menos poblada del país. La conforman los departamentos de Amazonas, Putumayo, Vaupés, Caquetá, Guainía, Guaviare y parte del Meta y Vichada. Hace parte de la selva del Amazonas que es la más extensa zona forestal del mundo. viven a lo largo de seis departamentos y que el territorio es muy grande, la suma recolectada es poca y no alcanza para poder afrontar el problema. Por eso, necesitamos del apoyo de más personas.

Así que los invitamos a que hagan parte de esta iniciativa, no importa si están en Colombia o viven en el exterior. Todos dicen que la Amazonía es la región boscosa más importante del mundo y la razón de esto no es ajena a que en ella viven sus guardianes, comunidades indígenas que dedican su vida y su cultura a conservar la selva.

Para vincularse pueden entrar a:
https://vaki.co/vaki/ApoyaLaVidaVinculatePorLaAmazonia o a la página web de la OPIAC https://opiac.org.co/
Artículos
2020-07-18

CONTÁCTANOS

¡NO TE PIERDAS NUESTRAS
ACTUALIZACIONES!

Suscríbete a nuestro boletín
Al hacerlo aceptas nuestra política de privacidad.

Suscribirse

Bogotá:

Carrera 14 # 89 - 48,
Oficina 305.
Climate Focus.
Tel: (031) 3 22 73 54

Carrera 21 No. 39 – 43,
Fundación Natura.
Cel: 314 333 0610

San José del Guaviare, Guaviare:

Calle 10 No. 20-29 Barrio La Esperanza.
Piso 2
CINDAP.
Cel: 313 812 4427

Florencia, Caquetá:
Carrera 9ª # 9-125 Barrio La Estrella.
REDCaquetaPaz.
Tel: (038) 436 43 42 Ext. 104

Línea de atención
al usuario:

320 2622498


Línea de atención técnica:

320 2837757


info@pidamazonia.com