PID AMAZONIA PID AMAZONIA
PID AMAZONIA

¿QUÉ ES LA COMPETITIVIDAD EN EL TERRITORIO AMAZÓNICO?
Por: Julio Roberto del Cairo
Cuando se habla de competitividad, referida a las apuestas productivas de un territorio, enseguida relacionamos la palabra y su concepto con mayores volúmenes, mejor calidad, menos costos, más rentabilidad. En el caso de los departamentos amazónicos de nuestro país, ¿cuáles son sus verdaderas ventajas competitivas?
 
Los esfuerzos que tiene que hacer el departamento del Guaviare en temas de competitividad, de sus apuestas productivas (caucho, cacao, frutales amazónicos, turismo, ganadería sostenible, maderas y productos no maderables del bosque)1, deben estar centrados en el posicionamiento de su producción agropecuaria, en nichos de mercado que valoren los esfuerzos de los habitantes de su territorio en la conservación y recuperación de sus recursos naturales.

El gran valor que le ofrece las mejores ventajas competitivas a éste territorio y a los otros departamentos amazónicos, se encuentra en su CONDICION AMAZÓNICA. Lo anterior podría parecer una frase cliché, pero en estos departamentos se convierte en una realidad necesaria para el despegue. En el índice Departamental de Competitividad 20132, en ninguna parte aparecen mencionados, ni considerados, los departamentos amazónicos, ni siquiera de los llanos orientales (excepción del Meta),

“…las mediciones de competitividad de Colombia deben ser complementadas con una medición de competitividad departamental, que provea información confiable y permanente sobre el desempeño de las regiones del país en esta materia. De igual manera, tenemos la convicción de que el país sólo logrará una mayor competitividad, en la medida en que cada una de sus regiones sea más competitiva. Dado que la competitividad es, ante todo, un asunto del territorio, resulta fundamental contar con una medición de competitividad departamental, que esperamos pueda facilitar la determinación de áreas de política pública sujetas a mejoría para cada departamento, el posicionamiento de estrategias de diversificación y sofisticación productiva en las empresas, así como la identificación de buenas prácticas implementadas por las regiones de Colombia.”(El resaltado es nuestro) CPC, 2013. Op. Cit.

Parece absurdo que el CPC y el CEPEC hablen de “… el desempeño de las regiones en el país…” y “…que las mediciones en el ámbito nacional esconden las diferencias regionales, lo cual es problemático, para un país como el nuestro dónde las brechas entre departamentos tienden a ser significativas”, cuando ni siquiera consideran en su estudio a los Departamentos de Arauca, Casanare, Vichada (Orinoquía); Guaviare, Guainía, Amazonas, Putumayo y Caquetá (Amazonía). Este tipo de “olvidos”, nos hacen reflexionar sobre el tipo de parámetros que se están usando para medir el desarrollo de un país tan diverso como Colombia. 

Algunas de las apuestas del Guaviare van dirigidas a una fase de transformación fabril en pequeña escala, pero la connotación de COMPETITIVIDAD, se la da el suelo sobre el que esa transformación se desarrolla y en la recuperación, protección y preservación de esas condiciones específicas.

Michael Porter3 encuentra que existe una amplia variedad de significados que se asignan a este concepto. Suele catalogarse a las naciones como competitivas, dependiendo de algunos factores macroeconómicos, lo que considera como competitividad efímera y no sustentable, por ejemplo:
  • El grado de sobrevaloración o subvaloración del tipo de cambio
  • La cuantía de sus tasas de interés
  • Existencia abundante de recursos naturales
  • Mano de obra barata
  • Política gubernamental en general y/o en ciertas actividades específicas
  • Cercanía con los mercados
  • Leyes proteccionistas
  • Que los socios comerciales estén en crecimiento.
La visión del Guaviare y de Colombia no se fundamenta en el hecho de que posea gran cantidad de recursos naturales para aprovecharse de ellos, sino para conservarlos, no explotarlos. Esa es su ventaja competitiva y por ello no entraría dentro de la consideración que hace de “competitividad efímera y no sustentable”. El planteamiento está fundamentado en la CONSERVACIÓN y no en la EXPLOTACIÓN. Gran diferencia.
 
El país debería fijar políticas para el desarrollo de estos conceptos, que le den la viabilidad económica a estos departamentos a partir de un uso sostenible y protección de los mismos. Debemos exportar bienes y servicios ambientales.
 
Toda la producción se busca centrarla en factores, no de grandes volúmenes producidos, sino apuntalados en la calidad del producto producido y ojalá ligada a una marca regional de producto procedente de un territorio amazónico, con manejo natural u orgánico, e íntimamente ligado con la protección de los recursos naturales, que serían los factores con los cuales se puede entrar a incidir, en nuestro concepto, en el aspecto de Competitividad.
 
La competitividad que deben alcanzar las apuestas en el departamento, para poder tener incidencia en los mercados nacionales e internacionales, debe estar ligada a la protección de los recursos naturales. Ejemplos de esto son los sistemas agroforestales, sistemas semi-intensivos ganaderos y sistemas silvopastoriles que se enfocan en la recuperación de áreas en praderas para regenerar el bosque natural. Así, la ganadería, que es una realidad del territorio, se puede volver competitiva por su protección ambiental y valoración de los recursos naturales.

La valoración de la naturaleza permitirá la generación de ingresos por procesos de venta de servicios ambientales, reforestación, deforestación evitada y captura de CO2 que serán una fuente de ingreso directa para los campesinos de la región. Esto se puede juntar con la transformación de otras especies arbóreas (resinosas, frutales, culinarias, aromáticas, medicinales. Etc.), que también generen ingresos necesarios al tiempo que protegen los recursos naturales de su territorio. De esta forma el valor de los productos estaría en relación directa a los índices de recuperación y reforestación.


1. Gobernación del Guaviare, 2008. Plan Regional de Competitividad
2. Consejo Privado de Competitividad, Universidad del Rosario. 2013. Índice Departamental de Competitividad 2013

Blog
2017-10-02