PID AMAZONIA PID AMAZONIA
PID AMAZONIA

¿CÓMO IMPACTAR EN EL PENSAMIENTO Y ACTITUDES DE LOS HABITANTES DEL GUAVIARE PARA ACERCARLOS A LAS REALIDADES MEDIOAMBIENTALES DEL DEPARTAMENTO Y DE LA AMAZONÍA?
Por: Julio Roberto del Cairo, miembro de CINDAP, aliado de PID Amazonía

En el trasegar de varios años sobre el territorio del Guaviare, permeándome sobre sus realidades, impartiendo conocimientos, análisis y experiencias sobre el territorio departamental, me he encontrado con un desapego y desconocimiento casi total, de sus habitantes con respecto al medio natural que les rodea y en el cual se encuentran inmersos, cualquiera sea su ocupación, profesión u oficio que lo haya atraído a esta región de nuestra geografía.

Algunos por una necesidad urgente: los colonos y posteriormente campesinos, que buscaban el sitio ideal para asentarse y ser propietarios de un predio para desarrollar sus expectativas de vida. Otros, atraídos por las posibilidades de un desarrollo comercial acelerado, previendo los voluminosos recursos que generaba la coca en la economía local, buscando ponerle la “trampa al centavo”, acomodándose en cualquiera de los eslabones de la cadena comercial.

Un grupo grande lo constituyeron aquellas personas que llegaron a trabajar como raspachines, químicos, transportadores de insumos, etc., como también las personas que llegaron a vincularse al estado a través de sus diferentes instituciones y necesariamente, con ellos, todas aquellas personas dependientes del núcleo familiar inmediato.

La población local fue creciendo vegetativamente y lógicamente los “nuevos habitantes” ya guaviarenses, entraron, con el paso de los días y la rampante cultura coquera-ganadera, a engrosarla, todos a espaldas de una región que los había acogido y a la cual, en la gran mayoría de los casos, se dedicaron a convertirla en extensas praderas, despojándola totalmente de su cobertura forestal.

Hoy en día, esos adultos, jóvenes y niños que han continuado los pasos de sus predecesores, implementando o reproduciendo los mismos sistemas productivos que ellos,  aún pueden tener un futuro posible en el territorio del Guaviare como poseedores o herederos de los predios. Para ello, hay que dedicarles el tiempo necesario, individual y grupalmente y hacerles ver la imperiosa necesidad de cambiar sus esquemas productivos, hacia sistemas menos lesivos y, seguramente, más rentables económicamente.

¿Qué sistemas de inducción, capacitación, sensibilización podemos implementar para ello?
  1. La primera acción que debemos desarrollar es la interiorización en cada uno de nosotros, de la verdadera necesidad de efectuar un cambio en la concepción de la Amazonía, fundamentada en la realidad y que nos quede claro que actualmente no existen alternativas diferentes a las planteadas para el territorio desde hace varios años, para los sistemas productivos en zonas ocupadas de la Amazonía (Agroforestales, silvopastoriles y productos no maderables del bosque).
  2. El establecimiento o identificación en la zona de “fincas demostrativas”, que reúnan todos los planteamientos productivos que sean salida económica y ambiental para el departamento y a donde se puedan efectuar giras campesinas para, sobre el terreno, demostrar la viabilidad social, económica y ambiental de las propuestas, con una sólida orientación técnica.
  3. La sensibilización continuada sobre la realidad ambiental del territorio amazónico y los efectos que causa en éste la intervención campesina actual. Esta sensibilización amerita la elaboración de un programa continuado a realizarse en las veredas o núcleos de veredas, por personal técnico con conocimiento y método para realizar la acción sensibilizadora en varias reuniones de carácter periódico.
  4. Iniciados los procesos de transferencia técnica al campesino, esta debe ser fortalecida a través de un Programa de Asistencia Técnica Integral, que ocupe todos los campos productivos incluidos en la transferencia e iniciados por los productores, llevando su acompañamiento durante períodos amplios de tiempo, que garanticen la aprehensión total de los conocimientos impartidos y la implementación y correcto aplicación de las técnicas y procesos necesarios para el desarrollo específico de cada planteamiento productivo.
  5. La consolidación de las cadenas de valor para los productos ofertados a través de la búsqueda previa de mercados nacionales e internacionales, a los que se pueda acceder con el criterio de calidad del producto, pero donde su precio no sea fijado por el libre mercado sino por consideraciones de manejo ambiental sostenible de la producción departamental y recuperación de áreas degradadas, certificadas a través de un sello verde de protección y recuperación de territorios amazónicos.
  6. La inclusión en los currículos educativos de todos los niveles de formación local, de la catedra ambiental, con especial énfasis en las particularidades (limitantes y potencialidades), del territorio amazónico, vinculando a los estudiantes de forma permanente con su entorno (PRAES) y el desarrollo de actividades específicas de regeneración, protección y adecuado uso de los recursos naturales de áreas específicas. Esta actividad, fuera de la teórica, se debe realizar extra muros, para que tenga los efectos esperados en la toma paulatina de conciencia ambiental de los educandos.
Como se mencionó en un principio, esta responsabilidad es de todos nosotros y debemos articularnos interinstitucionalmente para alcanzar los objetivos planteados, superar las diferencias (en muchos casos no fundamentadas), y actuar conjunta y complementariamente para ofrecer un frente único que permita el cambio cultural necesario para apropiarse de los conceptos y planteamientos definidos en un documento muy importante, aunque no suficientemente conocido, que prevé soluciones para el territorio amazónico y que todos debiéramos conocer: “Amazonía posible y sostenible”[1]
 
 
 
 


[1] CEPAL y Patrimonio Natural. Amazonía posible y Sostenible. 2013
https://www.cepal.org/sites/default/files/news/files/amazonia_posible_y_sostenible.pdf

*
Foto portada: Julio Botella

Artículos
2019-11-05