PID AMAZONIA PID AMAZONIA
PID AMAZONIA

¿QUE NOS PASA? ¿PADECEMOS DE AMNESIA SELECTIVA?
Escrito por: Julio Roberto del Cairo

Todo lo que sucede en el país enmarcado dentro del plano de lo trágico, execrable, aborrecible o censurable, después de su impacto en la sociedad que conoce de los hechos en su momento y que repudia en forma vehemente por diversos medios los mismos; en muy corto tiempo los ubica en la gaveta de memoria correspondiente a la “Papelera de Reciclaje”, a sabiendas, o no, de que en un plazo no mayor de 30 días será eliminada totalmente de su sistema.

Sea el hecho que sea, asesinatos, desfalcos, secuestros, atentados, crímenes de lesa humanidad, accidentes por embriaguez, ecocidios, feminicidios, infanticidios, violaciones y asesinatos de menores, etc, etc., se suceden día a día y cada uno de ellos varias veces al día; y levantamos nuestra voz por las redes sociales y nos quejamos y reclamamos a las autoridades competentes para que paren ese tipo de hechos y se castigue ejemplarmente a los responsables. Satisfechos con nuestra reacción y nuestra voz de protesta, proseguimos nuestras vidas, incólumes, hasta el día siguiente o instantes más tarde, en la que nos vemos obligados, por la reiteración de los hechos, nuevamente a alzar la voz y quejarnos de lo que haya sucedido.

Pero esa reiteración de hechos no tiene un proceso acumulativo en nuestra memoria. Nos afecta el hecho presente y nada más. No sumamos los hechos. No juntamos las veces que nos han afectado los mismos. Lo único que nos acordamos fue lo último que afectó nuestra sensación de “bienestar”. No nos damos cuenta, por esa inmediatez y falta de memoria, de que estamos haciendo parte de una sociedad enferma. Muy enferma.
Si poco nos importa lo que le sucede bajo diversas circunstancias a nuestros congéneres, que nos puede importar lo que le suceda a nuestros bosques, agua, recursos naturales, cuando ellos se encuentran en una escala de valor muy baja para la sociedad actual.

Privilegiamos el dinero, privilegiamos los adelantos tecnológicos; le damos un altísimo valor a las manifestaciones musicales de moda y al último modelo de celular. Que nos puede importar un pedazo de bosque o una fuente de agua. En qué nos afecta que hayan masacrado y sigan masacrando un oso de anteojos, un tigre mariposo, una danta… algunos miles de árboles…

Tristemente tan sólo vivimos el momento presente. Que importa un pedazo de bosque si tenemos muchas miles de hectáreaExtensión de tierra correspondiente a una dimensión de 100 metros por 100 metros.  Se estima que la deforestación de esta área emite aproximadamente 400 toneladas de carbono.s de bosques, pero no nos damos cuenta que esa impasibilidad que mostramos ante estos hechos, van dando su fruto al paso del tiempo. En donde antes había hermosos bosques hoy hay extensos calveros, y sólo se ve una tierra gris, sucia y agrietada y algunas briznas de pajonal disperso a la espera de que la próxima lluvia se lleve los últimos nutrientes de que disponen para su pervivencia.

Y el fenómeno anterior se repite en todo el entorno boscoso existente y no sumamos. Creemos que únicamente está sucediendo en nuestra inmediatez, pero la deforestación es un cáncer en metástasis, que se ha regado por toda su periferia y está carcomiendo su suelo y toda la biodiversidad que sustenta en él. Hoy se han perdido 1,13 hectáreaExtensión de tierra correspondiente a una dimensión de 100 metros por 100 metros.  Se estima que la deforestación de esta área emite aproximadamente 400 toneladas de carbono.s por minuto en toda la panamazónia, o sea 67.8 hectáreaExtensión de tierra correspondiente a una dimensión de 100 metros por 100 metros.  Se estima que la deforestación de esta área emite aproximadamente 400 toneladas de carbono.s por hora, lo que equivale a 1.627,4 hectáreaExtensión de tierra correspondiente a una dimensión de 100 metros por 100 metros.  Se estima que la deforestación de esta área emite aproximadamente 400 toneladas de carbono.s por día, o 594.000 hectáreaExtensión de tierra correspondiente a una dimensión de 100 metros por 100 metros.  Se estima que la deforestación de esta área emite aproximadamente 400 toneladas de carbono.s al año. Y no se pierden únicamente árboles, se pierde biodiversidad, agua, alternativas aún desconocidas para la industria farmacéutica, alimenticia, cosmética, etc., o sea muchas opciones para la satisfacción de necesidades y calidad de vida para la humanidad.
 
Ya llegó el invierno al territorio amazónico y se apagaron los incendios que exprofeso se habían encendido para la ampliación de la frontera agropecuaria, bajo diferentes modalidades, sin que ninguna deje de considerarse como un “ecocidio”. Se apagaron, igualmente, las palabras frenéticas en defensa de los ecosistemas amazónicos y las acciones inmediatistas e ilógicas para “paliar” la desbocada deforestación (prohibición de motosierras), captura de dos o tres jornaleros que deforestan para su patrón (quien no fue detenido). Conformación de comisiones de altísimo nivel para controlar estas acciones predadoras, operando desde el centro del país, lejos de la realidad y el calor de las llamas.

Tenemos presente, pero no tenemos futuro y mucho menos pasado. Nos olvidamos de todo lo que pasó y nos impactó en su momento; pero seguimos manifestando siempre las mismas palabras: “…esto no puede volver a suceder…”.  Y sucede. Sucede nuevamente, a los pocos meses, semanas, días u horas y nuevamente expresamos con dolor o rabia, mientras dure el impacto de la nefasta noticia, “…esto no puede volver a suceder…”.
¿Que nos pasa?  ¿Nos estamos volviendo insensibles por la reiterativa ocurrencia de hechos punibles?, o simplemente, mientras estos no nos afecten en forma directa y descarnada, tan sólo expresaremos la trillada frase, pero cuando el hecho nos suceda a nosotros rasgaremos nuestras vestiduras y dándonos golpes de pecho y arrancándonos los cabellos, gritaremos a viva voz: Justicia, queremos justicia. Clamor que rápidamente desaparecerá de la conciencia de quienes lo escuchen y será rápidamente engavetado en sus respectivas “papeleras de reciclaje”.

Debemos tomar acciones claras, contundentes, con amplio respaldo social, que motiven un cambio radical en la forma en que se están investigando, juzgando y castigando estos hechos que impactan diariamente a nuestra sociedad.

¿Qué ha pasado con la investigación de las personas que han venido financiando la derriba de miles de hectáreaExtensión de tierra correspondiente a una dimensión de 100 metros por 100 metros.  Se estima que la deforestación de esta área emite aproximadamente 400 toneladas de carbono.s de bosque amazónico enmarcados en un negocio especulativo de tierras? ¿Qué acciones concretas se han tomado para impedir la cristalización de sus oscuros intereses? ¿En que han avanzado las Comisión intersectorial para el control de la deforestación? ¿Dónde está la burbuja forestal? No debemos esperar al próximo verano para que estas preguntas sean respondidas. Ayer es el momento.

Así como se habla de la reparación de vías secundarias y terciarias en estos departamentos amazónicos, que estas se efectuarán cuando llegue el Ingeniero Verano, parodiando esta expresión popular, podríamos decir que la deforestación y quemas se detendrán cuando llegue el Guardabosques Invierno…

Blog
2018-05-21