NEGOCIOS VERDES: ¿LA NUEVA FORMA DE IMPULSAR LA AMAZONÍA?
Escrito por: Naira Bonilla
 
Jaime Poveda, un agricultor de Bogotá, lleva cultivando achiote, ají, cúrcuma y pimienta negra en el Guaviare desde hace más de 5 años. Esta pasión por las plantas con usos culinarios nativas de la Amazonia y la Orinoquia lo impulsaron a fundar Plancoa SAS, una pequeña empresa que se dedica a la producción orgánica y comercialización de estas plantas. Desde el 2014 está tratando de consolidarse como un negocio verde, pero el camino no ha sido fácil.
 
¿Que son los negocios verdes?
 
Los negocios verdes ofrecen bienes o servicios que generan impactos ambientales positivos. Estos negocios deben seguir buenas prácticas ambientales, sociales y económicas siempre teniendo en cuenta el medio ambiente.
 
El gobierno colombiano, desde el Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADSMinisterio de Ambiente y Desarrollo Sostenible), ha venido promocionado los negocios verdes desde el 2002 con su Plan Estratégico Nacional de Mercados Verdes (PENMV), seguido por el actual Plan Nacional de Negocios Verdes del 2012.
 
Para la región amazónica, los negocios verdes son una oportunidad para impulsar el crecimiento económico de la región y preservar la naturaleza, sin embargo, hay obstáculos que una pequeña empresa debe superar antes de ser registrada como negocio verde. En todos los departamentos amazónicos (Caquetá, Guaviare, Guainía, Putumayo y Amazonas) solo hay 13 negocios verdes registrados ante la Oficina de Negocios verdes y Sostenibles del MADSMinisterio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.
 
Imagen 1. Negocios verdes en la Amazonía1


¿Por qué hay tan pocos negocios verdes en la Amazonia?
 
Según Jaime, el proceso para convertirse en un negocio verde es muy costoso para pequeños empresarios como él. Los primeros pasos incluyen comprobar el seguimiento de Buenas Prácticas Agrícolas, y Buenas Prácticas de Manufactura, lo que implica demostrar que los sitios de manufactura son adecuados y que se hace un buen manejo de la tierra y del agua. Esto es especialmente importante para negocios en la Amazonia ya que la mayoría del terreno amazónico es Reserva Forestal. Estos certificados los emite el ICA. Luego de esto, el INVIMA tiene que certificar la calidad de los productos2.
 
Estas certificaciones involucran pruebas de suelo, análisis de laboratorio, modificaciones de infraestructura, entre otras, lo cual, según Jaime, es el mayor obstáculo ya que estos procesos son demasiado costosos. Además, no hay infraestructura institucional adecuada para realizar estas pruebas en Guaviare. Los análisis de laboratorio deben mandarse hasta Bogotá para garantizar la calidad, ya que, en Villavicencio, la ciudad con estos servicios más cercana a Guaviare, los análisis no son confiables y podrían poner en riesgo la certificación.
 
¿Vale la pena convertirse en negocio verde?

El MADSMinisterio de Ambiente y Desarrollo Sostenible en su Plan Nacional de Negocios Verdes menciona varios incentivos para los negocios verdes como el apoyo desde de las CAR, deducciones de IVA, deducciones de renta, exención del impuesto predial por conservación, y mecanismos de financiación como préstamos de iNNpulsa, Bancoldex, Finagro y otros.
 
Según Jaime, sí hay apoyo a nivel científico y académico desde las CDA (en el caso de Guaviare) y del Instituto de Investigación SINCHI para los procedimientos previos a la conversión en negocio verde, y sí es posible acceder a los beneficios tributarios una vez una empresa esté certificada como tal, pero llegar hasta allá es costoso y demorado, y para ese proceso no hay ningún apoyo. Los préstamos de iNNpulsa y Finagro tienen requisitos que es imposible cumplir para pequeñas empresas de la Amazonia, como la necesidad de tener de 3 a 5 empleados formales con todas las prestaciones de la ley. Esto no responde a la realidad rural, en donde la mayoría de personas trabajan por jornales.
 
Los mayores problemas, según Jaime son que no hay créditos a los que él puede acceder, no hay alternativas financieras como fondos rotatorios, y los productos agrícolas que se promocionan en la región amazónica vienen del conocimiento del suelo del llano, y los técnicos, ingenieros ambientales y agroecólogos que llegan desde otras regiones no conocen las especificidades del suelo amazónico.
 
Jaime reconoce los beneficios de convertirse en un negocio verde: se puede empezar a cobrar más por los productos, se obtienen beneficios tributarios y es más fácil poder exportarlos, por eso sigue intentando certificar su pequeña empresa.
 
Los negocios verdes sí pueden impulsar el crecimiento sostenible de la Amazonia ya que sí traen beneficios económicos para las empresas que se certifican y los aspectos de cuidado ambiental son esenciales para la certificación. Sin embargo, para impulsar estos negocios en la Amazonía es necesario que las instituciones gubernamentales apoyen todo el proceso de conversión, con asistencia técnica y mecanismos financieros asequibles, infraestructura para realizar las certificaciones del ICA y del INVIMA y mayor conocimiento de las condiciones del suelo amazónico.

Blog
2017-11-21