LOS RETOS DE LOS PLANES EN INFRAESTRUCTURA EN LA AMAZONIA COLOMBIANA
Por: Mauricio Cote
 
La firma del Acuerdo de Paz ha dado nuevas luces, oportunidades y retos para un desarrollo socio-económico e institucional en áreas anteriormente aisladas y desconectadas del centro del país que estaban además sujetas a la presencia de grupos armados.  Extensas zonas de la Amazonía colombiana
La Amazonía colombiana es una de las seis regiones naturales de Colombia ubicada al sur del país.  Limita por el norte con la Orinoquía, por el Oeste con la región Andina, por el este con Venezuela y Brasil y por el sur con Perú y Ecuador.  Comprende cerca del 50% del área terrestre colombiana y es la zona menos poblada del país. La conforman los departamentos de Amazonas, Putumayo, Vaupés, Caquetá, Guainía, Guaviare y parte del Meta y Vichada.  Hace parte de la selva del Amazonas que es la más extensa zona forestal del mundo. 
eran parte de ellas e históricamente debido a su estado “cerrado” o de acceso “prohibido”, tuvieron un desarrollo de la infraestructura con poca planeación y gestión ambiental.  De esta manera se construyeron vías y accesos a lo largo y ancho de la Amazonía, usadas  principalmente para el tráfico y comercio ilegal. Hoy en día esta situación ha cambiado y la región se encuentra en una fase de transición y desarrollo vial que se ha visto reflejada en aumento de inversiones, proyectos y flujos de personas (población flotante, turistas y colonos).  En este contexto, actores principales como el Ministerio de Transporte, INVIAS o ANI han continuado, reiniciado o planeado proyectos de adecuación o rehabilitación de vías.
 
La creciente reconexión de la región con el resto del país, a la que aún le falta mucha tela por cortar, abre nuevas oportunidades para los habitantes de la Amazonía, trayendo beneficios socioeconómicos, culturales y tecnológicos generando cambios de las dinámicas en el comercio de bienes y servicios, abriendo nuevos canales de desarrollo que se enmarcan en la estrategia de desarrollo del PND de “Crecimiento Verde” y deben incorporar y apropiar conceptos y enfoques efectivos de sostenibilidad.
 
Es claro el interés del Gobierno Nacional en apoyar la región y qué mejor manera que incrementando la conectividad a través del transporte intermodal.  Debido a la diversa geografía y ecosistemas dentro de la región de la Amazonía colombiana
La Amazonía colombiana es una de las seis regiones naturales de Colombia ubicada al sur del país.  Limita por el norte con la Orinoquía, por el Oeste con la región Andina, por el este con Venezuela y Brasil y por el sur con Perú y Ecuador.  Comprende cerca del 50% del área terrestre colombiana y es la zona menos poblada del país. La conforman los departamentos de Amazonas, Putumayo, Vaupés, Caquetá, Guainía, Guaviare y parte del Meta y Vichada.  Hace parte de la selva del Amazonas que es la más extensa zona forestal del mundo. 
es necesario considerar distintas formas de conectividad entre las subregiones.  Mediante el transporte intermodal que incluye conexiones terrestres (carreteras), fluviales (puertos en ríos) y aéreas (aeropuertos) y que se han promovido a través de documentos CONPESConsejo Nacional de Política Económica y Social. Es el máximo organismo de coordinación de la política social y económica en Colombia. No dicta decretos, sino que da líneamientos y orientación de la política macro en diversos ámbitos. se busca integrar la región priorizando alguno de éstos medios de acuerdo a las condiciones y características biogeográficas de la zona. 
 
De esta manera, en el piedemonte amazónico se ha visto un incremento de la infraestructura para vías y carreteras, como es el caso de la Marginal de la Selva en Caquetá o el corredor Villagarzón – San José del Fragua o la perimetral Mocoa en Putumayo, por mencionar algunos de los proyectos.  En esta subregión se concentran cerca del 75% de la población y del PIB de la Amazonía colombiana
La Amazonía colombiana es una de las seis regiones naturales de Colombia ubicada al sur del país.  Limita por el norte con la Orinoquía, por el Oeste con la región Andina, por el este con Venezuela y Brasil y por el sur con Perú y Ecuador.  Comprende cerca del 50% del área terrestre colombiana y es la zona menos poblada del país. La conforman los departamentos de Amazonas, Putumayo, Vaupés, Caquetá, Guainía, Guaviare y parte del Meta y Vichada.  Hace parte de la selva del Amazonas que es la más extensa zona forestal del mundo. 
. Los kilómetros de carreteras transitables, bien sea mediante la construcción o ampliación de nuevas vías como la adecuación y recuperación de vías existentes, buscan un rápido acceso a las principales cabeceras municipales de la región occidental de la Amazonía. 
 
Por otro lado, en las áreas de las llanuras orientales y sureñas hay una mayor posibilidad de desarrollar el transporte fluvial o aéreo. En el Guaviare la ruta San José del Guaviare – Calamar – Miraflores se presenta como una oportunidad para el desarrollo del transporte fluvial en la región1.  No obstante, en esta última no ha habido una real priorización del transporte fluvial a lo largo del río Vaupés y se está planeando la construcción de una carretera, que incluso consideraría llegar a Mitú.  Este tipo de decisiones y en parte contradicciones crea presiones e impactos ambientales dentro de los ecosistemas selváticos y por ende la integración del transporte intermodal no se está realizando.  De hecho, según la Fundación para la Conservación
La conservación ambiental o de la naturaleza son distintas formas de preservación del medio ambiente incluyendo flora y fauna, ecosistemas, valores paisajísticos, fuentes hídricas, entre otros. Comprende un conjunto de acciones hacia un manejo, uso y cuidado responsable de los bienes comunes en un territorio determinado, que asegure el mantenimiento y potencie sus condiciones presentes desde la identidad y costumbres de las comunidades locales y para las generaciones futuras.
y Desarrollo Sostenible se ha demostrado que los impactos en deforestación dentro de los proyectos de infraestructura vial abarcan casi la totalidad de la obra, teniendo áreas altamente degradadas (hasta el 85% de la deforestación se lleva a cabo dentro de los primeros cinco kilómetros anexos a las vías).  Esto genera varios problemas ambientales y promueve una mayor tasa de ocupación, entrando en un círculo vicioso negativo. 
 
Ahora, si se promueve el desarrollo de la infraestructura fluvial, esta reduciría los impactos de deforestación de manera contundente, pero estaría condicionada en parte a las variaciones climáticas de tiempos de verano e invierno, generando otro tipo de retos socioeconómicos y comerciales.  Quedaría entonces buscar un mejoramiento de la infraestructura aeroportuaria (que en algunas zonas opera en parte en las pistas ilegales construidas años atrás) pero considerando los costos en tiquetes y tasas hace que sea en este momento un medio restringido.  
 
El desarrollo de infraestructura, especialmente vías terrestres, presenta retos no solo de ejecución y cumplimiento de los proyectos, responsabilidades antes las comunidades, sino como se mencionó impactos y cambios ambientales como aumento de la deforestación, destrucción de pasos de fauna, y reforestación de áreas intervenidas en los proyectos. En los planes de desarrollo de la infraestructura de la Amazonía, el gobierno debe generar un espacio participativo y considerar a las poblaciones de la región (colonos, indígenas y campesinos).  Ahora sin la presencia de las FARC, debería haber un mayor compromiso para lograr que los planes de infraestructura puedan llevarse a cabo. Sin embargo, no sobra decir que los procesos burocráticos en las regiones a veces desaceleran y limitan los avances o conclusiones de los proyectos, retrasando aún más el anhelado desarrollo sostenible y conectividad de esta región con el resto del país. 

___________
1. Es importante aclarar que el tramo San José-Calamar sería via terrestre y Calamar-Miraflores sería fluvial.
Blog
2017-09-03