UNIÓN DE SABERES: DIFERENTES VISIONES DE NATURALEZA PARA ENFRENTAR EL CAMBIO CLIMÁTICO
Escrito por Naira Bonilla
 
¿Tiene la naturaleza una sola definición? ¿Tienen todas las culturas del mundo la misma definición de cambio climático? ¿es la naturaleza algo estático? La respuesta es: no. Existen diferentes visiones del mundo y del ambiente que nos rodea, dependiendo de nuestra relación con él; es algo que se vuelve evidente en las conversaciones globales sobre cambio climático. Las comunidades indígenas del mundo, tienen estilos de vida altamente dependientes de su entorno[1], lo cual los lleva a tener visiones de naturaleza particulares, diferentes a las visiones elaboradas por científicos expertos.
 
 
Visiones de naturaleza en la Amazonía colombiana
 
En la Amazonía colombiana habitan 56 grupos étnicos que tienen concepciones particulares sobre lo que es y significa para ellos la naturaleza.  Estas comunidades tienen estilos de vida que se basan en la convivencia con el bosque (horticultura de roza y quema, pesca, cacería y recolección de frutos y materiales silvestres) y toda la biodiversidad que se encuentra en él. Un ejemplo es la chagra, la forma tradicional de cultivo indígena. Para crear una chagra, se despeja un pedazo de bosque en donde se siembra yuca brava, yuca dulce, ají, maíz, árboles frutales (arazá, asaí, copoazú), piña, plátano, hierbas medicinales y más. Esta variedad de cultivos genera protección natural contra insectos, brinda nutrientes al suelo y a las otras especies y provee alimentos para toda una comunidad. Esta chagra se usa alrededor de 5 años y luego se abandona para que el suelo se pueda recuperar durante 20 años y se abre otra chagra en otro lugar de la selva.  Las comunidades indígenas de la Amazonia viven su día a día inmersos en el bosque, pescando, cultivando y cazando para mantener este estilo de vida ancestral.
 
Esta relación con el bosque hace que las comunidades indígenas conozcan profundamente las variaciones climáticas diarias, estacionales y multianuales. En la Amazonía, el clima se conoce como ‘tiempo’, pero este tiempo no es igual al que se define en un libro de meteorología, el ‘tiempo’ para los indígenas contempla una humanización del clima. El sol, la luna, el viento, el fuego, la lluvia, el verano y el invierno son vistos como seres que poseen un “dueño espiritual” específico[2]. Este conocimiento se ha trasmitido a través de ilustraciones de los calendarios anuales o calendarios ecológicos en donde se muestran las relaciones de la naturaleza con las estrellas, los fenómenos ecológicos visibles, los ciclos de agua y actitudes de animales (cantos de sapos, presencia de orugas, etc). Estos calendarios evidencian una percepción más fluida del tiempo porque son dinámicos “un periodo puede prolongarse, acortarse o no presentarse”[3] algo que es impensable en los calendarios occidentales. Estos conocimientos del ‘tiempo’ también van ligados a las prácticas espirituales. El chamán, líder espiritual de una comunidad, debe curar permanentemente el tiempo para que los ciclos no se alteren.
 
“Nosotros vemos la naturaleza como un todo, lo que el suelo nos da, toda la comida, todo lo que existe en nuestro medio ambiente, esa es la razón por la que protegemos los bosques”
Chela Umire. Indígena del Pueblo Muinane. Colombia.
 
El cambio climático para la ciencia occidental

Fuera de los bosques, en las oficinas de las sedes de las Naciones Unidas y otras instituciones internacionales, científicos y expertos, definen y buscar soluciones al cambio climático. Para resaltar la importancia de los bosques, estos se han empezado a definir por cuánto carbono pueden capturar y cómo este carbono se puede monetizar para darles un valor tangible. Estas son otras visiones de naturaleza y del clima basadas en la ciencia, cuya validez se sustenta en metodologías y experiencias diferentes. Esta es la visión de naturaleza que predomina en las discusiones de cambio climático. 
 
Sin embargo, el IPCC (Panel Intergubernamental de Cambio Climático) y la CMNUCCConvención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Esta Convención cuenta con la participación 196 países y su objetivo central es lograr la estabilización de las concentraciones de Gases de Efecto Invernadero-GEI en la atmósfera para evitar interferencias causadas por el ser humano en el sistema climático y en un plazo suficiente para permitir que los ecosistemas se adapten naturalmente al cambio climático, asegurando que la producción de alimentos no se vea amenazada y permitiendo que el desarrollo económico prosiga de manera sostenible. (Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático) han empezado a incorporar en sus análisis diferentes visiones de naturaleza. Sobre todo, en regiones como la Amazonía, los conocimientos indígenas ancestrales deben tener un rol preeminente en las discusiones de cambio climático porque se está debatiendo su hogar y su forma de vida.
 
Conocimiento indígena y cambio climático
 
El año pasado, en la COPCOP-Conferencia de las Partes, es la máxima instancia y órgano supremo de CMNUCC en donde se reúnen anualmente las Partes con la función de supervisar y examinar la aplicación y avances de la Convención, así como desarrollar el proceso de negociación ante nuevos compromisos. 23 en Bonn, Alemania, se dio uno de los mayores reconocimientos para el conocimiento indígena y tradicional. Se reconoció a las comunidades indígenas como líderes en la protección mundial de los bosques y su contribución a reducir el cambio climático, lo cual se formalizó en plataforma de Comunidades Locales y Pueblos Indígenas. Esta plataforma será un espacio para “reforzar los conocimientos, las tecnologías, las prácticas y los esfuerzos de las comunidades locales y los pueblos indígenas para hacer frente al cambio climático y facilitar el intercambio de experiencias y la difusión de mejores prácticas y lecciones aprendidas sobre la mitigación y la adaptación”[4]. Además, se estableció que los Estados deben tener en cuenta este conocimiento indígena al crear políticas de cambio climático.

Leer: Lanzamiento de la Plataforma de los Pueblos Indígenas en la COPCOP-Conferencia de las Partes, es la máxima instancia y órgano supremo de CMNUCC en donde se reúnen anualmente las Partes con la función de supervisar y examinar la aplicación y avances de la Convención, así como desarrollar el proceso de negociación ante nuevos compromisos. 23: ¿es un avance suficiente?
 
El conocimiento indígena se basa en cientos de años de observación y acumulación de experiencias. Por eso los indígenas pueden saber, solo con observar, si el clima en una época determinada del año es común o no, si está más seco o más húmedo, si los cultivos se están demorando más de lo normal en crecer, o si las plagas no son las usuales. Este conocimiento puede ser aprovechado para impulsar mecanismos sostenibles y crear estrategias efectivas de adaptación al cambio climático.
 
Según Carlos Rodríguez (director de Tropenbos Latinoamérica) y María Clara Van der Hammen (antropóloga) los pueblos indígenas de la Amazonía colombiana han desarrollado estrategias de adaptación basadas en sus conocimientos milenarios del ‘tiempo’. Las narraciones mitológicas amazónicas detallan tiempos de grandes sequías e inundaciones y muestran cómo la humanidad sobrevivió a estos hechos[5]. Además, el conocimiento adquirido a través de la observación de los ciclos de la naturaleza les da a estas comunidades opciones para diversificar las especies cultivadas, cambiar patrones de caza y pesca y modificar la ubicación de la chagra, a veces creando diversas chagras una en el plano inundable, otra en las terrazas bajas y una tercera en las terrazas altas[6].  
 
Para mantener vivo este conocimiento, la educación local y su difusión es esencial:
 
“La educación no es algo de tablero, es una cuestión de diálogo, de saberes, de enseñanza. Para nosotros la pedagogía es cómo cuidar la naturaleza (…) Hay que conocer la geografía territorial y valorar el conocimiento ambiental y cultural”.
Clemencia Herrera Nemerayema Indígena del pueblo Murui de la Chorrera, Amazonas.
 
 
Unión de saberes


Estos saberes tradicionales se han ido reconociendo a nivel internacional con iniciativas como el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de la ONU, el Foro Internacional de Pueblos Indígenas sobre Cambio Climático y la Plataforma de Comunidades Locales y Pueblos Indígenas creada en noviembre 2017. A través de estas iniciativas diferentes visiones de naturaleza se están uniendo para crear nuevas estrategias de protección al medioambiente que tengan en cuenta las tradiciones, tecnologías y prácticas locales.
 
 
 

[1]  Varios pueblos indígenas alrededor del mundo viven en bosques tropicales, estados insulares, ecosistemas de alta montaña (ej. Himalayas), el Ártico y desiertos. Sus estilos de vida, cultura, y visión de mundo están ligados a las especificidades de su entorno. Esto hace que sean más vulnerables al cambio climático porque pequeños cambios en el clima modifican directamente sus patrones de cultivo, su disponibilidad de agua y el acceso a especies para caza y pesca, entre otros. Para más información ver: http://www.un.org/es/events/indigenous/2009/pdf/backgrounder_climate_ESP.pdf
[2] Rodriguez, Carlos y Van der Hammen, Maria Clara. (2014). “Cuando el tiempo no hace caso: la memoria profunda de los eventos climáticos extremos y adaptación al cambio climático en comunidades indígenas de la Amazonia colombiana”. En: Sabiduría y Adaptación: El Valor del Conocimiento Tradicional en la Adaptación al Cambio ClimáticoSe refiere a las acciones, mecanismos y políticas necesarias para ajustar sistemas humanos o naturales como respuesta a estímulos climáticos causados por el calentamiento global. La adaptación busca moderar el potencial daño proyectado o real y aprovechar los aspectos beneficiosos ocurridos debido al cambio climático. en América del Sur. Lara, R. y Vides-Almonacid, R. (Eds).UICN: Quito, Ecuador. Pg 91.
[3] Ibid. Pg 92.
[5] Ibid. Pg 96.
[6] Ibid. Pg 97.

Blog
2018-02-08