¿ESTAMOS LLEGANDO A UN PUNTO DE QUIEBRE EN LA AMAZONÍA?
Por: Naira Bonilla 
 
La Amazonía es uno de los biomas más grandes del mundo, que se extiende por Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Brasil, Venezuela, Guyana, Surinam y Guyana Francesa. El bosque amazónico tiene una extensión de 6,7 millones de km2, tiene alrededor de 34 millones de habitantes, más de 350 grupos indígenas, contiene el 17-20% del agua dulce del planeta y 10% de la reserva global de carbono almacenado1. Es una pieza esencial en el balance ecosistémico del planeta.

Actualmente, la Amazonía está sufriendo rápidos cambios debido en gran parte a la expansión de la frontera agrícola y ganadera. Se tala el bosque para reemplazarlo por monocultivos o ganado, o simplemente para reclamar propiedad sobre la tierra, destruyendo el hábitat de miles de especies, causando daños en la calidad del suelo y rompiendo ciclos ecosistémicos que benefician no solo a la Amazonía, sino al continente y al planeta.

Algunos científicos, como el biólogo Thomas Lovejoy, han afirmado que estamos llegando a un punto de quiebre en el cual la Amazonía va a perder la capacidad de proveer servicios ecosistémicos tales como la regulación de ciclos hídricos como la producción de lluvia, la estabilización del clima, hábitat para gran cantidad de especies, y dejará de ser una reserva de carbono para convertirse en un emisor de carbono, alterando drásticamente las emisiones de CO2 a nivel mundial. Se estima que este balance se puede romper cuando hayamos deforestado alrededor del 20 al 40% del bosque amazónico, sin embargo, no hay certeza de esta cifra y por eso la deforestación presenta una amenaza tan grande para el balance de este bioma. De acuerdo a Lovejoy, alrededor de 17-18% de la amazonia ha sido deforestada, poniéndonos en una situación crítica.
 
¿Que podemos hacer para revertir esta situación?

Según Lovejoy, la infraestructura sostenible en ciudades amazónicas es esencial para lograr cambios significativos. La infraestructura sostenible debe tener como principal objetivo el balance ecosistémico, es decir no debe interrumpir los ciclos de agua, las migraciones de animales ni generar una contaminación o deforestación negativa para la selva.  Un ejemplo son las represas sostenibles, éstas deben tener en cuenta la migración de los peces, el flujo de sedimento y la interacción con la biodiversidad de la zona. Otro ejemplo es la construcción de vías de forma planificada, respetando las áreas naturales protegidas y teniendo en cuenta las apuestas productivas locales y las necesidades de la población.

Un ejemplo de ciudad amazónica ambientalmente sostenible es la ciudad de Manaos, que según Lovejoy, ha logrado desarrollarse de una forma que no interviene con la selva. Si bien Manaos tiene problemas de infraestructura y servicios básicos, la industria de Manaos no depende de productos del bosque ni es causa significativa de deforestación. La economía de Manaos se basa en una Zona Franca Industrial en donde se encuentran fábricas de Samsung, Honda, Nokia y Gillette, entre otras. Esta industria genera trabajos para los habitantes de la región y no depende de los recursos maderables y no maderables del bosque, por lo tanto, no es causa directa de la deforestación como si lo son actividades como la ganadería y la agricultura.

A nivel local, generar consciencia de la importancia de la Amazonía y las causas directas de su deforestación es esencial. Esto incluye visibilizar las problemáticas de la ganadería extensiva y la tala desmedida de bosque y enfatizar la importancia de alternativas productivas con productos como asaí, copoazú, arazá, sacha inchi, para consumo interno y para exportar. Esta producción y cosecha debe hacerse adecuadamente, de forma social y ambientalmente sostenible y debe contar con vías de transporte y mecanismos eficientes para sacar los productos al mercado.
 
¿Cómo está la situación en Colombia?
 
Según las últimas cifras de deforestación del IDEAMInstituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales. Es la entidad gubernamental adscrita al MADS que se encarga del apoyo técnico y científico sobre el estado y las dinámicas de los recursos naturales y del medio ambiente en el país., emitidas en julio del 2017, la deforestación pasó de 124.035 hectáreaExtensión de tierra correspondiente a una dimensión de 100 metros por 100 metros.  Se estima que la deforestación de esta área emite aproximadamente 400 toneladas de carbono.s en 2015 a 178.597 hectáreaExtensión de tierra correspondiente a una dimensión de 100 metros por 100 metros.  Se estima que la deforestación de esta área emite aproximadamente 400 toneladas de carbono.s en 2016, es decir, un aumento del 44%. Esta situación es preocupante, ya que del 2014 al 2015 la deforestación se había reducido en un 12%.

La Amazonía sigue siendo la región la mayor tasa de deforestación, representando el 39% de la deforestación en Colombia. La región pasó de 56.952 hectáreaExtensión de tierra correspondiente a una dimensión de 100 metros por 100 metros.  Se estima que la deforestación de esta área emite aproximadamente 400 toneladas de carbono.s perdidas en 2015 a 70.074 hectáreaExtensión de tierra correspondiente a una dimensión de 100 metros por 100 metros.  Se estima que la deforestación de esta área emite aproximadamente 400 toneladas de carbono.s perdidas en 2016. Caquetá es el departamento con mayor deforestación, seguidos por Chocó, Meta, Antioquia, Norte de Santander Guaviare y Putumayo.

Esto significa que Colombia debe hacer mayores esfuerzos por detener la deforestación, algo que es una prioridad para el Ministro de Medio Ambienta Luis Gilberto Murillo. Según el Ministro, lo que debemos hacer es:
  • Empezar a ver el valor de los bosques
  • Cerrar la frontera agropecuaria con modelos productivos sostenibles en los bosques
  • Mejorar el ordenamiento territorial
  • Mejorar el sistema de monitoreo y el control ambiental
  • Creación y fortalecimiento de capacidades legales, financieras e institucionales
El bioma amazónico en general, incluyendo la Amazonía colombiana, está pasando por un periodo crítico que requiere del compromiso mundial y nacional para encontrarle una solución. La deforestación es una problemática transversal que se relaciona con la construcción de vías, la agricultura, la ganadería y los asentamientos humanos. El gobierno colombiano está comprometido en frenar la deforestación mediante proyectos productivos, construcción de vías compatibles con la selva, y ordenamiento territorial efectivo, a través de programas como Visión AmazoníaVisión Amazonía es una propuesta ambiciosa del Gobierno Nacional para lograr un desarrollo sostenible, bajo en carbono, la conservación de los bosques y la biodiversidad de la Amazonía colombiana.. Esto permitirá frenar la deforestación y recuperar el bosque, para que no lleguemos a un punto de quiebre amazónico.      
 
 

1. Ver Reporte Amazonía Viva: http://pidamazonia.com/content/amazon%C3%ADa-viva-informe-2016

Blog
2017-08-16