¿CÓMO GARANTIZAR EL RELEVO GENERACIONAL EN LOS PREDIOS CAMPESINOS DEL GUAVIARE?
Si no se dan los elementos estructurales que permitan un relevo generacional en el territorio del Guaviare, se intensificarán los procesos de concentración de la tierra y la migración de centenares de familias a los los centros urbanos.

Actualmente, la población rural del departamento del Guaviare, se encuentra en una fase de “envejecimiento” debido a que la generación de jóvenes que debía relevar a sus padres en las labores de campo ha abandonado la región o simplemente no quieren continuar con las labores del campo.

Según un estudio realizado en el departamento1 se evidencia que el promedio de edad de los dueños de finca es de 48 años y se encuentran acompañados por dos o tres menores que en un 81% se corresponden con la filiación de nietos, es decir tan sólo el 19% son hijos. Los hijos mayores ya no se encuentran allí. Están viviendo en otros lugares, por lo general centros urbanos, sin intenciones de retornar al departamento.

La motivación inicial para la migración de jóvenes se dio por la presencia de grupos armados y el reclutamiento de menores para formar parte de la guerrilla o de los grupos paramilitares. Esto llevó a los padres a sacarlos del sector rural y mandarlos a estudiar en los centros urbanos (preferentemente en San José). Otros, cuyas familias trabajaron con coca, quedaron ligados a esta actividad y la replicaron en otras regiones del departamento, lo cual aumentó poco a poco la frontera agrícola.  

Bien sea uno u otro caso, la generación que debería efectuar el relevo no se encuentra disponible. Esto ha llevado a que el 61% de los tenedores de predios rurales, tengan intenciones claras de vender su predioya que no hay alguien que quiera encargarse del predio en el futuro. Eso posibilita, entre otros, el fenómeno de concentración de la tierra. Ya hay sectores de veredas en todos los municipios (San José, El Retorno y Calamar), que en el transcurso de los años han venido perdiendo su población originaria, quedando todos los predios en manos de unos pocos.

Hay que hacer atractivo el campo. Factores como el estado de las vías, malas condiciones de la vivienda, deficientes centros escolares, ausencia de alternativas económicas lícitas, conectividad, inexistencia de centros médicos, energía, acueducto, infraestructura de procesamiento de productos agrícolas, etc., son entre otros las principales falencias que no hacen atractivo al sector rural y que condiciona a que los jóvenes prefieran estar en los centros urbanos.

Hay que empezar a darle el valor que le corresponde al sector rural de nuestro departamento para que los jóvenes se reintegren a la vida rural, pero en condiciones dignas y de crecimiento personal constante, porque en ellos y en las actividades que desarrollen se encuentra la esencia de la transformación de los sistemas productivos en el Guaviare.

Si se continúa por el camino que llevamos, en pocos años la prevalencia de la propiedad privada tendrá la misma configuración que en el resto del país, con el agravante de que esta es una Zona de Reserva Campesina (ZRC) y ese tipo de “desarrollos” no se deberían presentar a su interior. Para eso se constituyeron como tal. El incumplimiento de la ley y las normas, por unos y por otros, sigue siendo una constante en todos los aspectos sociales en el territorio nacional. “La ZRC y en particular su proceso de conformación tiene que ser vista como un instrumento que permite definir una propuesta de ordenamiento territorial y de desarrollo regional y rural que contribuye a la modernización de las zonas rurales y a una vida digna de la familia campesina3.

La figura de las ZRC ha tenido un nuevo avivamiento en los últimos cinco años, pero ni así ha servido para frenar la concentración de la propiedad en el Guaviare, que ya lleva casi 20 años bajo esta figura de ordenamiento y en ningún momento ha sido utilizada para cesar la presión de los grandes capitales por predios ya abiertos, o la intromisión de los mismos en áreas de Reserva Forestal contiguos a perspectivas de construcción de infraestructura vial.
Estas tendencias seguirán aumentando si no hay nuevas generaciones que luchen por su territorio, y los procesos de reinserción de la guerrilla, sustitución de la coca y preservación de los bosques amazónicos no contarán con jóvenes capaces que velen por su seguimiento.

Para atraer a los jóvenes se debe:
  • frenar la concentración de la tierra
  • ofrecer mejores garantías para el desarrollo de actividades productivas lícitas y sostenibles ambientalmente
  • mejorar las vías terciarias, servicios públicos y vivienda campesina
  • ampliar dl cubrimiento de internet
  • consolidar de la infraestructura educativa y de salud.
Todo lo anterior debe estar unido a un programa de formación continuado (específico para la Amazonía) y desarrollado por el SENA y las instituciones educativas rurales y urbanas, que relieven los aspectos específicos del territorio, sus fortalezas y debilidades, el adecuado relacionamiento con el entorno y su protección y las alternativas productivas más adecuadas para la pervivencia de estos dos elementos fundamentales: El bosque amazónico y la sociedad que la habita.


1. DEISPAZ, SEE. 2012. Encuesta predial sistemas de producción departamento del Guaviare.
2. INCODER (Regional Guaviare), COAGROGUAVIARE, (2012). Encuesta de actualización de la Zona de Reserva Campesina del Guaviare
3. CAMPESINOS, TIERRA Y DESARROLLO RURAL Reflexiones desde la experiencia del Tercer Laboratorio de Paz, 2011. En: http://eeas.europa.eu/archives/delegations/colombia/documents/projects/cartilla_tierra_y_desarrollo_lab_paz_iii_es.pdf
 
 
 
 
 
 

Blog
2017-09-04